jueves, 11 de agosto de 2011

Reseña: Green Lantern

Green Lantern.

Martin Campbell.

Reseña de: Alb Oliver.

Warner Bros. U.S.A., 2010. 105 minutos.

Intérpretes:
Ryan Reynolds, Blake Lively, Peter Sarsgaard, Tim Robbins, Mark Strong, Angela Bassett.

Por fin se ha estrenado la película que los seguidores del personaje llevábamos tiempo esperando. Básicamente se preveía cual iba a ser el plot, pero nos hemos llevado algunas sorpresas basadas en acontecimientos recientes en las colecciones del gladiador esmeralda.

La historia narra como Hal Jordan, piloto de pruebas de aviones, es elegido por el anillo del alienígena Abin Sur como su sucesor, pues llega a la Tierra y fallece al poco. La elección del anillo es encontrar a un hombre sin miedo, capaz de dominarlo. Éste le dota de distintas habilidades, como poder volar, traducción simultánea de idiomas y la más importante, poder crear constructos de energía verde usando su voluntad.

En la película vemos a un Hal Jordan que pilota los aviones de forma temeraria, exponiéndose y demostrando que es el mejor, lo que le trae problemas laborales con su jefa, Carol Ferris, amiga de la infancia y amor… digamos que platónico.


Tras una pelea en un bar, el anillo encuentra a Jordan, y lo traslada junto al moribundo Abin Sur, que le hace entrega del anillo y de una linterna, la batería que recarga el poder del anillo. Al tiempo de ello, el anillo traslada a Hal a Oa, planeta de los guardianes, donde descubre que ahora forma parte del Green Lantern Corps, una organización intergaláctica de protectores del universo.

Los Green Lantern están siendo atacados por una entidad del miedo, que sin duda los lectores de los cómics conocerán, por lo que sabiendo quién es el protagonista, pueden deducir que al final todo se resume en un enfrentamiento entre ambos.

Por no destripar detalles sobre el desarrollo de la misma, me voy a centrar un poco en los detalles. Las escenas iniciales son secuencias hechas por ordenador, y debo decir que de alguna forma resultan un poco infantiles, dando a la película un toque de vistosidad propio de estrenos veraniegos. Algunos de los personajes que pertenecen a razas alienígenas no pudieron evitar recordarme a los monstruos de las series japonesas estilo Bioman u otras tantas.

El personaje de Hal Jordan, lo siento, pero no me recuerda al que conozco. Físicamente puede valer, aunque quizás Ryan Reynolds pegase más para ser Kyle Rayner, otro Green Lantern, pero el guión me muestra a un Hal Jordan con algunas dudas existenciales y traumas, y aunque el original los tuviera siempre los dejaba en un aspecto secundario, alardeando chulería y diversión en lo que hacía.

Luego tenemos a los secundarios, que en parte complacerán a los que conocen la historia, desde Carol Ferris, el personaje femenino, pasando por el mecánico Tom Kalmaku (aquí reconvertido en un ingeniero) o los miembros de los Green Lantern, Tomar-Re (alienígena de una especie con cara de ave) Kilowog (entrenador de reclutas del cuerpo, los poozers, y especie de criatura marina) y como no, Sinestro, el mejor Lantern del momento. Las adaptaciones de Tomar-Re y Sinestro no pueden ser criticadas, pero yo diría que a Kilowog le falta un poco para parecerse a su original.

Cómo no, aparece otro de los enemigos de Jordan, Hector Hammond, quien durante la película adquiere sus habilidades telepáticas y la deformación de la cabeza, siendo bastante fiel en le tipo de relación que tenía con Green Lantern, pero cambiando bastante su origen.

Hay un guiño que va un poco más allá del universo de Green Lantern, y es la presencia de Amanda Waller (si estuviésemos en el universo Marvel, se diría que es su Nick Furia) lo que me ha llevado a pensar en los rumores sobre una posible película de la Liga de la Justicia.

La película combina secuencias en el espacio, como en la Tierra, por lo que los efectos visuales obviamente bastante trabajados, logran encantar al que la está viendo. En cuanto a la historia vuelve a ser una película de superhéroes convencional, pero quizá no tanto. Intenta tener sus momentos épicos pero no llega a enganchar, y juega con la relación de Hal y Carol, pero no en la forma que conocemos, y claramente desviada al género comercial.

En resumen, si os gusta el género la veréis, pero si se tienen expectativas tal vez no las alcance, aunque si lo hacéis, quedaos hasta la última secuencia... quizá os guste…