martes, 2 de agosto de 2011

Reseña: La magia golpea

La magia golpea.
Kate Daniels 3.

Ilona Andrews.

Reseña de: Jamie M.

Versátil. Barcelona, 2011. Título original: Magic Strikes. Traducción: José Ramón Martínez Maestre. 365 páginas.

Para leer esta novela no es imprescindible, aunque sí aconsejable, haberse leído las dos anteriores de la serie: La magia muerde y La magia quema. Ahora, el estallido ha pasado, durante casi dos meses la tecnología ha sido la dominante, pero las cosas parecen estar volviendo a su anterior status quo, Atlanta se va recuperando lentamente del caos resultante de aquellos días y las oleadas de magia empiezan a hacer de nuevo de las suyas, alternándose como era ya habitual con los periodos tecnológicos. Para la tercera entrega de la serie, Andrews ofrece un remarcable cambio de registro, volviendo un tanto a la línea del primer libro, más centrada en investigaciones en el entorno de la Manada (sin renunciar a la aparición de otras criaturas sobrenaturales, tanto ya conocidas como “inéditas”), alejándose de la aparición de grandes poderes “divinos” y batallas con gran número de implicados como en la anterior entrega, y cambiando la mitología céltica de aquella por otra más misteriosa y lejana que da a la narración un aire exótico e interesante, al tiempo que habla de la amplitud del mundo creado por el tándem de escritores. 

Y es que el matrimonio que conforma el nombre de Ilona Andrews sabe bien lo que tiene entre manos y no engaña con lo que ofrece: acción, un toque de romance, una trama interesante llena de acción, mitologías sugerentes y todavía más acción: peleas, enfrentamientos, violentos seres paranormales, desmembramientos, odios ancestrales, un toque casi gore en ocasiones, luchas sangrientas, asesinatos, armas de todo tipo, muertes misteriosas, venganzas... Lo cierto es que La magia golpea no da respiro a sus lectores, ni, por supuesto, a sus protagonistas, sobre todo a Kate, quien ve cómo su vida se ha convertido en ir de un buen enredo a otro. En esta ocasión, el intento del joven hombre lobo Dereck de entrar en los Juegos de la Medianoche, un espectáculo de combates encarnizados y sin reglas entre seres paranormales, bien en solitario o bien por equipos, muy en plan gladiadores romanos, robándole los pases de entrada a Saiman, propiciará que la protagonista se vea envuelta en el mismo. Un evento, además, en el que el alfa de la Manada, Curran, ha prohibido a sus gentes que participen de ninguna manera, por lo que ella tendrá que mantenerle en la ignorancia de sus intenciones.

Debido al mal comienzo de Dereck, Kate deberá ayudar reticentemente al cambiaformas, a quien desearía no ver ni en pintura, pero que se va a revelar imprescindible para conseguir sus objetivos. Vemos así a un Saiman que obtiene profundidad como personaje, tomando gran relevancia, que oculta secretos que desearía nunca fueran conocidos (él que precisamente se dedica a traficar con la información sobre los demás) y que, sin embargo, se lo jugará todo por obtener otro tipo de beneficios.

Infiltrada en la arena de combates: el Pozo, inicialmente tan solo como observadora para dar su opinión experta sobre un nuevo y pujante equipo: los Segadores, al ser atacada en el exterior del recinto, pronto se darán cuenta de que hay mucho más en juego de lo que podían imaginarse. Esto, unido al extraño comportamiento del jefe de seguridad de la Manada y antiguo compañero de Kate, Jim, quien no ha informado ni a Curran ni a la correspondiente agencia paranormal del reciente asesinato de uno de los suyos, va a poner sobre la balanza las lealtades de la mercenaria. ¿En quién confiar? ¿Merece sus recientes amistades correr todos los riesgos? Obviamente, Kate tan solo tiene parte de las respuestas y la trama va a poner su vida en manos de aquellos, como Saiman, con los que de otra forma no querría relacionarse. Y la tensa relación de atracción-repulsa con Curran no ayuda a calmar sus ánimos precisamente.

Enfrente de ellos se encuentran unos sugerentes contrincantes: los Segadores, encabezados por los misteriosos Cesare y Mart, y con la joven Livie, reciente integrante del grupo, en el punto de interés de Dereck. Unos poderosos guerreros de origen desconocido, aparentemente salidos de la nada, sin antecedentes conocidos, poseedores de unas habilidades de las que no debieran disponer y con unos objetivos ocultos que podrían poner en peligro el mundo de Kate y a sus recientes amistades..

Al tiempo que en primer plano se desarrolla la historia principal de los Juegos de la Medianoche, subterráneamente Andrews sigue construyendo una línea argumental soterrada bajo todos los libros, que va creciendo poco a poco de uno a otro mientras los autores dosifican los datos de forma intrigante. El secreto de la herencia de Kate, los motivos de su auto elegida soledad y del porqué quema su sangre tras cada combate, se ven amenazados con salir a la luz, y ella debe tomar algunas decisiones muy difíciles, mientras se va desvelando de forma impactante la historia de quién es su progenitor, de cómo fue su gestación y de cuáles son las razones por las que debe permanecer oculta con enormes precauciones desde prácticamente su infancia.

Esta novela tiene la virtud de no dar respiro página tras página al tiempo que consigue aumentar los límites del mundo de la serie y profundizar en la caracterización de los personajes principales, mientras el elenco de secundarios no para de crecer. No hay tiempo para demasiadas reflexiones Kate, solitaria por propia elección, debe mantener una apariencia de dureza exterior, un caparazón que la aisla de los que la rodean, mientras en su interior las dudas se multiplican ofreciendo imágenes de su vulnerabilidad mientras la amistad se abre paso en su corazón. Es precisamente esta dicotomía uno de los grandes atractivos de la mercenaria, rodeada de una férrea armadura sentimental que parece empieza a resquebrajarse con la presencia en su vida de su ahijada, nuevos amigos y un atisbo del romance que podría ser y al que todavía se niega. Los ramalazos de humor, muchas veces con un toque eróticamente picante, sirven en ocasiones para rebajar la tensión y humanizar a los personajes.

La magia golpea, como las anteriores novelas de la serie, en un libro directo, que sabe lo que ofrece (entretenimiento sin complicaciones) y lo hace de forma atractiva e interesante. La protagonista sigue su proceso de “crecimiento”, abriéndose a los que la rodean sabiendo que esa decisión podría cambiar su vida para siempre y meterla en muchos problemas, pero decidiendo que no puede vivir en una burbuja. La escritura sigue siendo agradable y fluida, muy adecuada para la historia que se nos está contando, con muy buenas descripciones de los combates y de las criaturas paranormales en ellos implicadas; con una buena labor de investigación mitológica que añade un plus de interés a la trama; con personajes coherentes con lo que se nos ha ido contando de ellos hasta el momento (siendo quizá uno de los más sorprendentes Saiman, con una evolución sorprendente, pero perfectamente explicada); y sobre todo, con una trama emocionante y llena de interés. Esperemos que Versátil publique pronto el cuarto.

==

Reseña de otras obras de la autora: