domingo, 10 de junio de 2012

Reseña: El cementerio de la Miseria

El Cementerio de la Miseria.

Silvia Ibáñez Cambra.

Reseña de: Alb Oliver.

Grupo Ajec. Col. Tangentes #7 Granada, 2012. 413 páginas.

Nos encontramos ante la segunda novela de Silvia Ibáñez Cambra, joven autora zaragozana a la que ya conocimos en su obra previa, “El cementerio de los Reflejos”.

En su nueva novela volvemos a la ambientación de la previa, una Zaragoza de las posguerra, con algunas partes ambientadas en París y un pueblo de Huesca, recordándonos la situación de muchos españoles que optaron por el exilio. Existen algunos vínculos con la primera, que aunque irrelevantes para la historia, la autora ha utilizado para ambientar, como sean locales o nombres de personajes que ya aparecieron en la otra.

De nuevo todo gira alrededor del misterio, con una historia extraña por investigar que llevará a los protagonistas a mezclarse con una trama que poco a poco los absorberá y pondrá en peligro sus vidas.

Un manuscrito que llega a la redacción de una editorial francesa hace que su editor haga que Christophe Maestre un joven autor de novelas serializadas, acabe en Zaragoza para comprobar su veracidad. Todo es simplemente una excusa para que Christophe se airee, y pueda tomarse un tiempo para escapar de un trágico pasado.

Todo versa sobre el asesinato de una niña por su madre, esposa de Donato Dicastillo, quien parece ser el autor del relato que llega a la redacción. La señora Dicastillo, Isabel, parece ser que sufría una enfermedad mental que la volvía violenta, pero algunas cosas parecen no encajar.

Investigando, descubrirá dos versiones de la misma historia, lo que le llevará a cuestionarse qué es lo que ocurrió realmente, poniéndose en peligro así como a Sophy, hija de su editor, que debido a un interés romántico en él, se escapa para acompañarle.

Como ya pasara con la primera novela, tenemos una historia muy bien equilibrada, con varios misterios que se complican conforme avanza, y con una atmósfera bastante tensa. A la vez, se intercalan pasajes del pasado, de la propia tragedia de Christophe, y de los hechos que le narran sobre lo que ocurrió con Isabel Dicastillo.

Al llegar a un punto muerto, Christophe abandona la investigación, pero un tiempo después un dato le da una posible clave para desenmarañar lo ocurrido.

De nuevo los personajes principales están muy bien desarrollados, cada uno con su historia previa, y los secundarios aparecen casi constantemente en las narraciones del pasado, definiendo su relación con el protagonista. Quizás dos de ellos (realmente muy secundarios) cambian sus roles de forma un poco drástica, pero ayudan a profundizar en otras sub-historias.

Es imposible leer “El Cementerio de la Miseria” sin buscar similitudes con la primera obra. En ambas el protagonista es un escritor amante de la lectura, que en su infancia ha pasado momentos trágicos. Ambos tienen un amor profundo, que por circunstancias no tienen a su lado, y les ha marcado, además de un mecenas o protector, que les facilitan sus labores.

En cuanto a la evolución de la autora, yo creo que se mantiene en su estilo. Leer las dos novelas seguidas no evidenciaría ningún cambio, por lo que podríamos decir que tiene su estilo definido, dominando perfectamente la tensión y el misterio.

En los contras, podría decirse que se repite un poco el Deux ex machina que se vio en la primera novela, por el que distintos golpes de suerte en situaciones complejas hacen que se resuelvan con mucha facilidad, siempre en beneficio del protagonista.

También para los que sean quisquillosos con la lectura, podrán detectar al final una confusión a la hora de situar la vivienda de uno de los personajes que aparecen, dándose inicialmente una y siendo confundida casi al final del relato.

Ha habido un detalle que me ha gustado, posiblemente un guiño a la primera novela. En su día comenté que había un proceso que se repetía en varias ocasiones, que era que el protagonista recibía una herida, y era trasladado al baño, dónde se le curaba con alcohol. En ésta ocasión, ocurre casi al principio, y está utilizado inteligentemente para hacer avanzar la historia.

Como pasara en El Cementerio de los Reflejos la edición no ha sido cuidada, y encontramos múltiples erratas o gazapos a lo largo de la lectura. Si bien al principio se repiten bastante, más adelante pasa a reducirse su número, pero no deja de ser una lástima que no se haya revisado a conciencia.

En resumen, tenemos otra interesante novela de intriga, con grandes giros en la trama principal, por lo que todos los interesados en el género deberían echarle un ojo.

==

Reseña de otras obras de la autora: