sábado, 29 de diciembre de 2012

Reseña: Alphas

Alphas.

Zak Penn / Michael Karnow. 

Reseña de: Alb Oliver.

Syfy. BermanBraun / Universal Cable Productions. USA, 2011. Título original: Alphas.

Curiosa serie que apareció a la sombra de otra de la misma temática, Héroes, o de las películas del momento, los X-Men. Como viene siendo habitual y recurrente en estas producciones, los protagonistas son personas que debido a su genética han desarrollado habilidades sobrehumanas. La diferencia entre ésta y las otras, es que ésta vez se ha planteado un mundo en el que los llamados “alphas” han sido reclutados por una rama del gobierno para ser una especie de fuerza de choque para detener amenazas del mismo tipo, superpoderes.

Podría decirse lo mismo del argumento, éste equipo se prepara para una inminente confrontación que supondría el alzamiento de gente con poderes que en la sombra, van maquinando pequeños planes para el control mundial.

Como viene siendo habitual, voy a evitar hablar de las tramas, para simplemente presentar a sus personajes y un poco del mundo que los rodea.
 

La serie presenta bastantes similitudes con las obras citadas, como el científico que los “descubrió” y dedicó su vida a estudiarlos para ahora poder ser su mentor (podría decirse que es una mezcla entre el Profesor Xavier de X-Men y el Doctor Suresh de Héroes).

Doctor Lee Rosen - Parece ser la figura paterna de un equipo algo disfuncional por sus perfiles. Siempre parece saber algo más sobre lo que podría ocurrir, y se ve forzado a tomar decisiones drásticas al respecto. Su personaje es bastante complejo, pues aunque se le ve como una persona racional y lógica, da amagos de emotividad en cuanto al trato con los alphas se refiere. 

Gary Bell – Sin lugar a dudas es la actuación más destacable de la serie. Gary es un joven autista con la habilidad de poder ver ondas de radio, lo que le permite acceder a sistemas informáticos a modo de un wi-fi humano. A lo largo de la serie se crean situaciones cómicas con sus compañeros debido a las extravagancias ligeramente narcisistas que vienen de su autismo. Por el lado personal se enfrenta a la relación con su madre, dolida por el desapego emocional que presenta.

Cameron Hicks – Hombre separado y que en el pasado perteneció al ejército, se ve implicado en un caso y finalmente es reclutado. Su habilidad viene a ser algo compleja, pues goza de una puntería perfecta, a la vez que tiene habilidades acrobáticas y es capaz de anticipar movimientos… (como digo complejos, saber dónde pueden rebotar cosas, del estilo lanzar una moneda, que rebote en tres sitios y acabe en la posición que él desee). Su historial personal incluye una ex esposa y un hijo, aparte de no parecer tener una meta en la vida.

Nina Theroux – Con un pasado turbulento que tarda bastante en explicarse, es una mujer cuya habilidad es inducir órdenes mentales en los demás. Podría decirse que es la femme fatale del grupo, pero bastante marcada por los traumas del pasado.

Bill Harken – Agente del FBI que ha sido suspendido por problemas de control de ira y finalmente traspasado al grupo del Doctor Rosen. Su habilidad es simplemente física. Recibe un estímulo que le refuerza, tanto en fuerza física como velocidad (no supervelocidad, simplemente se convierte en un atleta destacado). Sus problemas vienen a ser de ego, se considera el más apto para liderar por su experiencia en el FBI y se avergüenza de decirle a su mujer que ya no pertenece al FBI.

Rachel Pirzad – Joven con la habilidad o la maldición de tener sus cinco sentidos hiperdesarrollados. No siempre es capaz de controlarlo, por lo que cosas como el olor corporal o el ruido de la calle pueden producirle molestias. Su lucha personal es por mantener su independencia sobre un padre sobreprotector que pretende que siga las costumbres de su etnia.

El atractivo de la serie es que básicamente lleva el tema de los poderes como algo muy secundario, no se hace alarde de ellos, sino que se aplican a la investigación policial dándole un toque mucho más realista que en producciones del mismo género. Por otro lado, la diversidad de caracteres no deja de hacer que no se creen situaciones muy rutinarias, pues los impulsos de cada uno acaban influyendo en las rutinas de los demás.

Como no podía ser de otra forma, en medio de los capítulos centrados en la temática policial, los personajes se enfrentan a otros con poderes, pero no llegamos a ver combates de superpoderes del estilo cómic, sino situaciones con armas de fuego, que de nuevo aportan más realismo dentro de los límites de una serie de gente con poderes.

A día de hoy ya se han emitido dos temporadas, y esperamos a que llegue la tercera. Las tramas destacan por su simpleza, en la primera temporada vemos la presentación de los personajes y de la amenaza global, dando pistas de lo que ocurrirá en la segunda. En ésta se presenta al malvado, y vemos lo intrincado de su conspiración, a la vez que vamos descubriendo su historia.

Como puede resultar obvio, implicará una mezcla de situaciones familiares con la responsabilidad que se les viene encima. También usa recursos que ya hemos visto antes, como dudar de la moralidad de personajes, y por supuesto traiciones.

Para añadir emoción, cada temporada acaba con un cliffhanger con varias historias pendientes, por lo que es casi imposible no acabar enganchado.