lunes, 4 de marzo de 2013

Reseña: El Globo Celeste

El Globo Celeste.
Las crónicas de Kronos II.

Marie Rutkoski.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Nocturna ediciones. Col Literatura Mágica. Madrid, 2012. Título original: The Celestial Globe. Traducción: José Pazó Espinosa. Ilustraciones de: Cris de Cos-Estrada. 442 páginas.

Continuación de El Gabinete de Curiosidades, esta novela conserva toda la frescura y maravilla de la misma, ofreciendo un interesante relato juvenil sobre el crecimiento y la amistad, envuelto en un perfecto ropaje de intriga y aventura situada en el renacentista siglo XVI. Con un relato que bebe naturalmente del anterior libro, compartiendo personajes y, en cierta medida, ambientación,  El globo celeste no se ve en absoluto afectado por el síndrome del segundo libro de una trilogía, sino que ofrece una historia completa y con entidad propia —aunque es muy aconsejable leer el anterior previamente—, además de que deja con ganas de disfrutar del siguiente. Con menos elementos sorprendentes que su predecesora, quizá, al darse por ya conocidos —los animales metálicos parlantes, los dedos mágicos de Neel, la manipulación del cristal de Tomik, la espada invisible de Petra...— pero con el mismo poder de fascinación para las mentes de los lectores jóvenes a los que está destinada.

Vistos los sucesos que cerraban la anterior novela parece evidente que el príncipe Rodolfo no podía dejar tranquilos a Petra y a su padre, ni a los gitanos —o Roma—, dado que uno de ellos ayudó a la joven a entrar en su gabinete y se llevó un importante botín. Así, durante los últimos meses han permanecido ocultos en una engañosa calma, pero el peligro parece inminente, y la alegría por el reencuentro con los seres queridos, con Dita y Josef, y su amigo Tomik , se encuentra matizada por un sentimiento de amenaza que pende en todo momento sobre ellos. Así que la mejor opción parece la de abandonar Okno dejando atrás aquello que conocen.

Pero, efectivamente, tras escapar por los pelos de una trampa ordenada por el príncipe, Petra se va a ver de pronto en Londres, bajo el amparo del enigmático John Dee, quien parece querer convertirla en su pupila, algo que ella detesta con todo su corazón, sobre todo por el lazo mental que comparten. Pero cuando uno de los consejeros de la reina Isabel sea asesinado, la joven verá en la resolución del crimen la oportunidad de librarse de la atención del espía y volver a Bohemia, donde ha quedado preso su padre. Pero la cosa no va a resultar sencilla en absoluto. Mientras tanto, Tomik se verá sorprendentemente embarcado en El Pacolet, un barco tripulado por gitanos del mar, piratas que van en busca un valioso artefacto con propiedades mágicas que recibe el nombre de «globo celeste» y que otorgará un inmenso poder a quien lo posea.

Rutkoski amplía de esta manera el escenario de la anterior novela, abriendo nuevos horizontes al alejar a los protagonistas de Bohemia, trasladándolos respectivamente a la capital de la Inglaterra isabelina y a un barco en alta mar que ha de viajar hasta las costas africanas, dividiendo en dos la trama —o en tres más bien, aunque las escenas que remiten a lo que sigue sucediendo en Praga con el padre de Petra o con el príncipe Rodolfo son escasas y breves, y simplemente sirven de refuerzo a las otras líneas— al separar a los protagonistas para que cada cual viva independientemente su parte de una aventura que está, obviamente, destinada a confluir y donde lo importante es la manera y el momento en que lo haga.

Petra, bajo la supervisión del intrigante John Dee y preguntándose en todo momento qué es lo que el espía tiene reservado para ella, va a ir aprendiendo muchas cosas que desconocía sobre sí misma, sigue con el acelerado proceso de maduración de su personalidad y crece, tanto interior como exteriormente, con todo lo que les está sucediendo. La joven empieza a desarrollar su habilidades mágicas al tiempo que recibe lecciones de esgrima para poder utilizar con acierto la extraordinaria espada forjada por su padre. Unas lecciones que le serán impartidas por un joven ex espía, Kit, fascinante y atractivo, quien puede llegar a convertirse en un buen apoyo para sus investigaciones, al encontrarse ella en terreno desconocido, necesitada de apoyo y de alguien en quien depositar su confianza y confidencias. Algo que también va a obtener de forma un tanto ambivalente con la compañía un tanto impuesta y renuente de las hijas de Dee, Madinia y Margaret, de personalidades francamente contrapuestas y que aportan un toque de humor al relato con sus intentos de «civilizar» a la indómita joven.  

El Globo Celeste es un libro infantil - juvenil lleno de misterios, suspense e intrigas, de crímenes por resolver y de trampas de las que escapar. Un libro muy adecuado para lectores en su primera adolescencia, que habla de amistad inquebrantable y de la forma en que se establecen los lazos entre las personas, pero también de la traición y el dolor que causa, de los motivos para otorgar la confianza a alguien y del precio que se paga cuando es equivocada, del deseo de obtener la independencia y del precio que se debe pagar por obtenerla, siempre con un mensaje positivo de superación y de entrega, en muchos casos desinteresada. Incluye interesantes reflexiones sobre el verdadero valor de las cosas, algo especialmente ejemplificado en una escena en que los protagonistas se comen una simple patata.

Como en la entrega previa, la autora introduce en la trama un buen número de objetos y personajes que existieron realmente —como bien explica Astrophil en una nota al final del libro—, sin llegar a convertir la obra en una novela histórica sí que la dota de un rico trasfondo que poder explorar e investigar tras la lectura. Empezando por la propia figura de Gerardus Mercator y los globos geográficos, terráqueos y celestes, que construyera, motivo central de la búsqueda que impulsa toda la trama —aunque aquí se encuentren dotados de una variante que los hace muchos más valiosos si cabe—, y continuando, además de por John Dee, por la Reina Isabel de Inglaterra, o por sus consejeros Robert Cotton, Walter Raleigh, o por el «pirata» Francis Drake —aunque éste sólo aparezca por «menciones»—... quienes dan el contrapunto «realista» a toda la parafernalia mágica en que Petra y el resto de protagonistas van a tener que desenvolverse.

Con una prosa tan efectiva como sugerente en ocasiones, es cierto que a veces, es de suponer que por tratarse de una novela destinada a un público eminentemente joven, se producen ciertas situaciones que se resuelven con demasiada sencillez —algo que en ocasiones también se agradece— y con ciertos toques un tanto difíciles de creer dadas las edades de los protagonistas que, no obstante, podrían achacarse a la presencia de la magia o al proceso de dura maduración por el que todos han tenido que pasar.

A través de una emocionante aventura, llena a la par de investigación —donde prima el uso de la inteligencia y la deducción— y de acción —donde la violencia es tan solo el recurso de los personajes más oscuros y siempre está supeditada a la clemencia de las buenas personas—, la autora cierra de forma muy gratificante la trama sobre la búsqueda los globos de Mercator, pero aprovecha el final para hacer una introducción a la siguiente aventura con una escena que, sin poder considerarla en puridad un auténtico cliffhanger, sí que deja con la miel en la boca de lo que ha de venir a continuación en The Jewel of the Kalderash, con horizontes todavía más exóticos por descubrir y entuertos por deshacer. El Globo Celeste es, sin duda, una muy agradable lectura juvenil, perfectamente acompañada por las ilustraciones de Cris de Cos-Estrada.

==

Reseña de otras obras de la autora:

    El gabinete de curiosidades. Las crónicas de Kronos I.