viernes, 26 de julio de 2013

Reseña: La Conexión Española de J.R.R. Tolkien


La Conexión Española de J.R.R. Tolkien.
"El Tío Curro".

José Manuel Ferrández Bru.

Reseña de: Amandil

Ed. CSDE, Ensayo. Astorga, 2013. 256 páginas.

¿Sabías que el profesor y escritor J.R.R. Tolkien tuvo un tutor y mentor de origen español?

Desde que se publicó en 1977 la primera (y hasta ahora) única biografía "oficial" sobre J.R.R. Tolkien por parte de Humpfrey Carpenter, se dio a conocer una figura que estuvo presente en la infancia y adolescencia del profesor de Oxford. Se trataba de un sacerdote católico de origen español, el padre Francis Morgan, quien se habría hecho cargo de los hermanos Tolkien tras quedar huérfanos en 1904.

Su influencia e importancia quedaron muy matizadas por el biógrafo oficial quien optó por señalar muy por encima algunos aspectos de su existencia y poco más. Apenas un esbozo de un "tutor" de carácter conservador, contrario a que sus protegidos se viesen desviados de una vida recta y, a la postre, una figura que impregnó en Tolkien un cierto sentimiento de extrema seriedad. Y nada más.

Sin embargo, a presencia del padre Morgan planteaba una serie de dudas que la biografía no resolvía de manera acertada. Por ejemplo, si su importancia en la vida madura de Tolkien fue tan escasa ¿cómo explicar que este pusiese su nombre al primero de sus hijos?¿o qué en sus Cartas señalase que el padre Morgan fue "como su padre"? Desde luego, algo no encajaba. Parecían faltar datos de algún tipo o bien era preciso reinterpretar los ya conocidos desde una nuevo prisma, una perspectiva que respondiese a una pregunta muy simple pero que Carpenter, en su biografía, ni siquiera se había planteado. ¿Quién era el padre Francis Xavier Morgan?

Esta respuesta ha permanecido sin respuesta durante casi 40 años, sin embargo, José Manuel Ferrández Bru, fundador de la Sociedad Tolkien Española, ha buceado en diversas fuentes para poder trazar un primer esbozo del sacerdote que se hizo cargo de la educación, mantenimiento y protección de los hermanos Tolkien entre 1904 y 1914. Y, lo que ha encontrado, se puede calificar como "sorprendente".

A lo largo de las más de doscientas páginas de ensayo, el autor opta por presentar distintos aspectos que son necesarios para lograr conocer realmente quién era el padre Morgan y cual fue su verdadero grado de influencia y relación con Tolkien. Para ello divide el cuerpo del libro en tres partes, "Antecedentes", "Primeros años" y "Madurez", cerradas por un epílogo compuesto de cuatro pequeños artículos colaterales sobre Tolkien.

En un primer momento se nos introduce en los orígenes de la familia "Morgan-Osborne"en sus dos ramas (materna y paterna). Y ya aquí empiezan a surgir las sorpresas que denotan que el entorno familiar del sacerdote no fue "anodino". Aparece entre los familiares directos (tía abuela) ni más ni menos que la gran escritora Cecilia Böhl de Faber, más conocida por su pseudónimo "Fernán Caballero". Junto con esta revelación, el autor vuelca una ingente cantidad de datos biográficos que se remontan al siglo XVIII y que, aunque por momentos apabullan al lector, centran de un modo magistral (aunque un poco confuso si estás desprevenido) la posición social, económica, cultural y política de una familia anglo-española asentada en El Puerto de Santa María.

Será el siguiente paso de Ferrández Bru llevarnos a Inglaterra para conocer las causas y modos en que el joven Curro Morgan ingresa en la escuela del Oratorio de Birmingham con apenas once años. Allí conocerá al que es, según señala el autor, "el converso a la iglesia católica más notable del siglo XIX en Inglaterra, el cardenal (y hoy beato) John Henry Newman. La influencia del mismo y de su obra en el Oratorio será clave y por ello el autor no escatima esfuerzos en explicar claramente todo lo que significó en la sociedad inglesa (especialmente la católica) una figura como la de Newman y como esta huella quedó firmemente plasmada en el padre Francis Morgan. 

Finalmente, se introduce la presencia de los Tolkien en la vida de Francis Morgan y como este, se vuelca en el cuidado y apoyo de unos niños que llegan a él en unas circunstancias dramáticas derivadas de la conversión al catolicismo de su madre y de la muerte de la misma al poco tiempo. Es esta la parte del libro en la que el autor hace más hincapié en todos aquellos aspectos que demuestran que la vinculación entre J.R.R. Tolkien y el sacerdote sí que fue más allá de la que, hasta el momento, se daba por cierta en los estudios biográficos sobre el profesor inglés. De hecho, Ferrández Bru se apoya en fuentes fiables y demostrables, huyendo en todo momento de la simple especulación y abriendo una nueva vía de estudio en ese complejo y amplio mundo de las "influencias en Tolkien".

¿Es entonces este libro importante y novedoso dentro del creciente mundo de los múltiples análisis sobre Tolkien y su obra?

Sí, lo es. Por varias razones. En primer lugar porque analiza y descubre una figura crucial en la vida del autor inglés pero que, hasta la publicación de este ensayo, no había recibido ningún tipo de atención concreta y profunda por parte de los estudiosos. También es novedosa porque pese a que los datos meramente biográficos sobre Francis Morgan no son muy numerosos por el momento, sí que formaba parte de un entramado social y familiar de una riqueza intelectual muy por encima de la media del momento. Asimismo, encaja perfectamente a Tolkien dentro de la esfera católica inglesa de finales del  siglo XIX y principios del XX.

¿Aporta realmente cosas nuevas a tener en cuenta?

A mi juicio lo hace por dos razones. En primer lugar amplía notablemente el campo de estudio meramente biográfico de Tolkien ya que marca las pautas generales de su relación con Morgan desde 1904 hasta 1935 (que documenta perfectamente), dejando expedito el camino para nuevos estudios más concretos. Además, añade un nuevo nivel al análisis general de la obra de Tolkien entre 1914 y 1935 ya que muestra que en esos años el sacerdote seguía estando muy presente en la vida del autor inglés. Finalmente, descubre una nueve fuente de información infrautilizada y que, probablemente (la especulación es mía) puede aún dar más datos sobre Francis Morgan y quizá sobre Tolkien: los archivos de la familia Osborne en España.

¿Es una mera especulación o asienta sus bases en fundamentos serios y comprobables?

Las fuentes a las que ha acudido el autor no dejan lugar a dudas sobre la fiabilidad y verosimilitud de la totalidad de los datos que aporta y de las aseveraciones que hace. De hecho, en todas sus afirmaciones sobre la relación de Tolkien con el padre Morgan señala la fuente (el propio Tolkien en sus "Cartas", Priscilla Tolkien en una carta al autor del libro, etc.) y no se deja llevar por apriorismos interesados. Eso sí, en ocasiones "deja caer" datos curiosos que un lector con un cierto conocimiento sobre el autor inglés y su obra captará como pequeños guiños a "posibles" influencias (o simples coincidencias) de la vida de Morgan.

¿A qué tipo de lector está dirigido?

Es innegable que este ensayo tiene un elevado grado de especialización ya que trata sobre un personaje completamente desconocido fuera de los círculos de estudio de J.R.R. Tolkien. Por lo tanto, es poco probable que interese a lectores que no estén interesados en dicho autor, en el Oratorio de Birmingham, en la familia Osborne o en los habitantes de la zona del Puerto de Santa María. A fin de cuentas, no deja de ser un libro biográfico y, aunque cuenta con datos que expanden su temática (por así decirlo) más allá del propio padre Francis Morgan, sería muy sorprendente (gratamente sorprendente, eso sí) que se abriera hueco en las estanterías de los lectores ajenos al movimiento intelectual relacionado con Tolkien.

"La conexión española de J.R.R. Tolkien. El Tío Curro" es una de esas joyas deliciosas que están dirigidas a un lector muy particular. Y, aún así, despliega tal cantidad de datos y conocimientos sobre tantos aspectos interesantes (desde la explotación del vino Jerez, hasta el Movimiento de Oxford, por ejemplo) que no deja de sorprender la profundidad y nitidez que aporta sobre la vida de un humilde sacerdote que, simplemente, quería que le llamasen Curro.

Novedoso, original y muy clarificador. Abrirá una vía de estudio en pocos años. Muy recomendable.