viernes, 6 de septiembre de 2013

Reseña: Buffy Cazavampiros, Temporada 9

Buffy Cazavampiros. Temporada 9.

Joss Whedon / VV.AA.

Reseña de : Alb Oliver.

Norma Editorial. Col. Made in Hell. Rústica. 160 pags / tomo aprox. Color.

Conforme van avanzando las temporadas en cómic, llego a la conclusión de que a Joss Whedon le gusta hacer sufrir a sus personajes.

Tras una octava temporada en la que quizás se abusó del elemento fantástico (sí, suena raro hablando de una colección de una cazavampiros) las cosas parecen encontrar un cariz más tradicional que se acerca a la normalidad, aunque no podemos olvidar que en el caso de Buffy Summers eso siempre dura poco.

En la temporada anterior la encontrábamos liderando un ejército de cazadoras y huyendo por medio mundo de un enemigo llamado Crepúsculo, lo que llevó a nuevos combates en los que tras difíciles decisiones (sí, los seguidores del personaje están acostumbrados) Buffy acabó enfadando a un gran porcentaje de personajes por un conflicto sobre magia (si conocéis la obra Fray, podéis haceros una idea), lo que la llevó a convertirse en una paria.

Como podéis imaginar, durante un gran combate, se producen bajas, y algunas pueden resultar extremadamente sensibles para los fans acérrimos, pero no desesperéis, la serie Angel y Faith (que próximamente aparecerá aquí reseñada), puede dar algunas sorpresas). Recapitulando, hemos pasado una temporada demasiado fantástica, con pérdidas de personajes, y por la que han desfilado un gran número de secundarios de la serie de TV a los que ya habíamos olvidado. ¿Qué espera en la nueva temporada?

Simple, una vuelta a los orígenes. Buffy se ha instalado en San Francisco, tiene un trabajo malpagado, e intenta que sus amigos (no todos) vuelvan a dirigirle la palabra. Mientras vuelve a tener crisis personales en cuanto a lo que ha sido, y lo que quiere ser, los problemas sobrenaturales llaman a su puerta. Algunos resquicios de la temporada anterior la están acechando, mientras que el resultado de su encontronazo con la magia en su estado más puro ha alterado muchas cosas, como por ejemplo una nueva raza versión vampírica.

Si la anterior temporada se acercaba más a la épica, en esta podemos encontrar una Buffy más terrenal, así como a los secundarios recuperando los roles que conocemos, dando a los fans de la serie de televisión un producto más cercano.

Tras recuperar los geniales golpes de humor que se echaron de menos en la octava temporada, un ambiente urbanita, y una única cazadora central, encontramos capítulos irreverentes que hacen guiños a la serie, a los que se suman historias cortas de añadido que apoyan la idea de que lo que se pretende es volver a la esencia del personaje.

En las colecciones de cómics de Buffy, nos hemos encontrado con variedad de autores, por lo que hablar del apartado gráfico sigue siendo complicado, pues el estilo o el detallismo pueden variar cada pocas páginas, aunque me arriesgaría a decir que los dibujantes actuales son más fieles a los rasgos de los actores que encarnaron a los personajes.

Habiéndose producido el evento mencionado en los cómics basados en el futuro del Buffyverso, (de nuevo me refiero a Fray) solo queda saber si en algún momento todo se orientará hacia lo que allí ocurre, o si simplemente el objetivo de esta temporada es volver a divertirse contando historias.

Por el momento las tramas siempre han sido similares, se presenta un nuevo mal, la cazadora se supera a sí misma, vemos historias divertidas de relleno, y cuando llega el final, se produce una gran victoria (a veces a un gran coste). Tal cual ha sido publicado hasta la fecha, algo me dice que volveremos a ver ese esquema.

==

Reseñas de obras relacionadas: