martes, 8 de abril de 2014

Reseña: El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre

El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre.

Neil Gaiman.

Reseña de: Alb Oliver.

Roca editorial. Barcelona , 2014. Título original: Fortunately, the Milk. Traducción: Mónica Faerna. 160 páginas.

Nuevo libro de Neil Gaiman, nuevo cuento infantil. Si Coraline o El Libro del cementerio estaban destinados a un público un poco más crecido, con éste, podemos asegurar que no se repite el caso. Se trata de una historia increíblemente simple y desenfadada, muy lejos de las sombras que acompañan a sus novelas adultas.

El argumento viene a ser que el padre de una familia deja solos a sus hijos mientras va a la tienda de la esquina a comprar leche para que puedan desayunar, y ante la tardanza los niños se extrañan. Cuando por fin vuelve, éste les cuenta todo lo que le ha ocurrido, siendo este un relato demasiado imaginativo.

Todo comienza cuando una vez comprada la leche, el protagonista es abducido por unos alienígenas, que le piden que les entregue el mando sobre la Tierra. Una fuga le lleva a perderse en el espacio-tiempo, dando pie a situaciones estrafalarias.

Para seguir las situaciones que ocurren, solo habría que ir siguiendo el título, pues si se le añadiera “vampírico” ya es una guía completa de los diferentes encuentros que le ocurren al protagonista. En todos ellos, su mayor preocupación es que no le ocurra nada al cartón de leche, pues como se repite varias veces “es necesario que mis hijos tomen su desayuno”
A grandes rasgos la historia resulta increíblemente simple, la propia edición ya indica que no debemos esperar mucho, pues incluso el tamaño de letra es bastante grande, y tenemos ilustraciones en casi todas las páginas, siendo lo menos complicado posible, y señalando que la obra está destinada al público infantil. La presencia de peligros y amenazas a la vida del protagonista, no resultan inquietantes como en otros relatos, y se hace bastante ameno para poder leerlo de una sentada.

Hasta aquí podríamos decir, que para ser Gaiman, te puedes sentir engañado. Ahí es donde nos equivocaríamos. Dentro del relato podemos encontrar guiños o referencias, que hábilmente introduce con su humor, muchos podéis recordar la teoría de Doc Brown en Regreso al Futuro de qué ocurriría si dos entes idénticos de distintas épocas se tocaran (obviamente versionada) o quizás hayáis visto la película Sospechosos Habituales con Benicio del Toro.

Algo que me ha llamado la atención al comparar la edición española con la inglesa, aparte de lo creativos que somos para poner títulos (el cambio de Fortunately the milk... ―coletilla que se repite a lo largo del cuento, y que significaría, “afortunadamente, la leche…”― a El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre), es que se no se han utilizado las mismas ilustraciones. Chris Riddell, quien ilustró la historia para Bloomsbury books, hizo que el personaje del padre se pareciera curiosamente a Neil Gaiman, mientras que en la edición de Roca editorial, cualquier parecido físico no existe, habiendo optado por la edición estadounidense, ilustrada por Scottie Young, Su versión parece más infantiloide, quizás mas adecuada al relato, pero en mi caso, me ha gustado más la versión inglesa.

Por tanto, tenemos un libro que sin aspirar a hacernos pensar, o inquietarnos como en otras de sus obras, nos ofrece una lectura entretenida y nada espesa, que quizás en algún momento nos saque una sonrisa. Se trata de un ejercicio de imaginación, que mezcla varias historias que seguramente a todos nos gustaban de niños, y como no podía ser de otra forma, acaba con una broma final (muy británica).


==

Reseña de otras obras del autor:

    Los hijos de Anansi.
    Coraline.
    El libro del cementerio.
    El cementerio sin lápidas y otras historias negras.
    El océano al final del camino.