sábado, 4 de octubre de 2014

Reseña: Gotham (primeros episodios de la serie de TV)

Gotham (la serie de TV. Primeros episodios).

Bruno Heller / Danny Cannon.

Reseña de: Alb Oliver.

Primrose Hill Productions / DC Comics / Warner Bros. Television. USA, 2014. Título original: Gotham (TV series 2014).

Nueva producción basada en el mundo de Batman, pero quizás podamos decir que... sin Batman.Tal cual fue promocionada, esta serie va a servir para conocer los orígenes de algunos de los villanos más conocidos del hombre murciélago, pero como suele pasar en las versiones de la pequeña pantalla, apuesto a que simplemente compartirán similitudes. La primera frase puede que diga mucho, el mundo de Batman sin Batman, por lo que habrá que buscar un personaje que haga de enlace con la ciudad de Gotham. El elegido no es otro que el comisario (perdón, aquí detective) James Gordon.

Gotham ambienta la historia bastantes años antes de la aparición de Bruce Wayne disfrazado de murciélago, por lo que con algo de suerte, vamos a ahorrarnos el ver una serie llena de peleas de personajes con poderes (no es que me disgusten, pero me gustó la línea de la primera temporada de Arrow y su regla de “no poderes”). Puede resultar decepcionante para algunos, pero hay que pensar en que no todo puede girar en torno a combates de gente con mayas, licra o cuero. Lo que tenemos entre manos se asemeja más a la serie de cómic Gotham Central, que contaba la visión de cierto miembro de la comisaría de Gotham y las situaciones a las que se enfrentaba desde la perspectiva de agentes de a pie.

Ya en el primer episodio podemos ver a varios miembros de la comisaría que resultan conocidos para los aficionados al cómic, como Harvey Bullock, Renee Montoya, Crispus Allen o Sarah Essen. Quizás descontextualizados o sacados de su cronología, pero hay que tener en cuenta que se trata de una versión, no una adaptación.
En el momento de escribir esta reseña se han sido emitidos dos episodios, uno que nos sirve de presentación de los personajes y del entorno (cómo está de corrupta la policía, las guerras territoriales de las bandas mafiosas, con guiño incluido a los Falcone) y un segundo ya dedicado a una huérfana que de mayor correteará maullando por los tejados.

En ese primer episodio se nos muestran las características que definen a Gordon, integridad, celo a la hora de realizar su trabajo, y su temperamento, Realmente, y si habéis leído Batman, Año Uno, podréis apreciar que se ha trasladado muy aceptablemente su esencia. Tenemos un joven detective idealista y que cree en la justicia en una de las ciudades más duras, rodeado de un cuerpo de policía que en ocasiones le causa vergüenza, más interesado en llenar sus bolsillos que en “servir y proteger”.

Resulta absurdo pensar que Batman no está ahí, y aunque sea de otra forma, sí lo está. El caso que nos presenta el primer capítulo no es otro que el asesinato de Thomas y Martha Wayne, ante los ojos de un aterrido Bruce Wayne de nueve años. El primer agente que se acerca a él para hacerle hablar de lo ocurrido como testigo, es el propio Gordon, que logra conectar con él, estableciendo lo que parece ser un vínculo. Gordon promete encontrar al responsable del asesinato, y con ello parece que tenemos el comienzo de lo que presentan como una relación en la que el detective aporta la faceta de mentor, mostrándole al niño el mundo como es.

La ambientación parece la adecuada, una ciudad oscura, llena de callejones que resultaría la delicia de los atracadores, por lo que ese concepto queda intacto. En cuanto a los actores, podemos comentar de todo. Si en sus personalidades podemos considerar que ha sido un total acierto, algunos varían bastante de los diseños de cómic. Bullock por poner un ejemplo, debería ganar unos cuántos kilos, lo mismo que un tal aprendiz de mafioso llamado Oswald Cobblepot, o el cambio radical de Sarah Essen, mientras que el propio Gordon a falta de bigote y Montoya y Allen, pueden pasar perfectamente por sus otras versiones.

Tenemos todos los elementos para que la serie se convierta en algo muy entretenido e interesante, incluso sin la presencia del hombre murciélago, con un James Gordon en su juventud enfrentándose a una ciudad que corrompe. Villanos que en el futuro serán problemáticos, ahora pueden ser aliados, y quien los conozca podrá ver lo irónico de la situación, seguramente disfrutando de la situación. El segundo capítulo ya hace referencia a un nuevo enemigo, que sin estar presente aumenta el interés y sirve de muestra al juego que puede proporcionar el concepto de la serie.

Un episodio piloto y otro capítulo pueden resultar insuficientes para emitir un juicio de valor justo, pero lo visto hasta ahora me ha gustado. Ahora mismo no me ha parecido otra típica serie de policías, aunque básicamente eso es lo que ofrece. Lo positivo es que no se queda solo ahí y podemos intuir el potencial que van a tener las tramas. Por mi parte, no puedo mas que recomendar a gente posiblemente interesada que le den una oportunidad. Las últimas versiones para televisión de personajes de DC Cómics me están pareciendo un acierto.