martes, 12 de mayo de 2015

Reseña: The Bomb

The Bomb.

Steve Mannion.

Reseña de: Jamie M.

Tyrannosaurus Books. Barcelona, 2015. Título original: The Bomb (contiene los números 1 a 4, y el Swinsuit Special). Traducción: Gerard Almirall. 150 páginas. B/N (8 a color).

The Bomb es una "doble" recopilación, la de los cuatro números y el especial “playero” de la miniserie de mismo título, cada una de cuyas entregas se compone a su vez, a imitación u homenaje de las clásicas revistas estadounidenses, por una antología de historias cortas con diferentes escenarios y protagonistas. Con un desenfadado estilo “retro” francamente pulp y un buen número de protagonistas femeninas ligeras de ropa, Mannion ofrece una cascada de desmadrados gags encadenados en busca de la carcajada, como poco la sonrisa, del lector mediante un humor que navega entre la parodia y el surrealismo. El autor transmite diversión en cada viñeta, con relatos muy difíciles de definir pues los derroteros de cada historia, hilvanados de salto en salto, parecen no tener una dirección definida, sino discurrir de forma desenvuelta hacia el desenlace más natural, que no lógico, posible.

La historia de Prissy Jones, Fearless Dawn, que ocupa el mayor número de páginas, es la de una adolescente que tratando de enfrentarse al maltrato de la chica popular del instituto (una suerte de Bettie Paige avasalladora), compra un curso por correo para ponerse en forma y termina poniéndose un ceñido, y luego escueto, traje de proveniencia sospechosa y convirtiéndose en una enmascarada luchadora contra el crimen y la malvada amenaza nazi. La historia de Jungle Chick, la Chavala de la Jungla con su exiguo bikini de piel de leopardo, en una serie de encuentros mudos con el T-rex que se dedica a perseguirla con intención de convertirla en su comida e inesperados resultados. O la del afamado pirata Brownhole Jones, donde cobra protagonismo la marinera Lil, en una historia que llega a incluir autómatas gigantes nada conscientes de la destrucción que causan a su paso...

Adolescentes gafotas que sueñan con desfacer entuertos. Nazis hiperhormonados que buscan extender su sangriento dominio en territorio de los USA. Superhéroes nada típicos. Máscaras con alas de murciélago (perdón, cuernos de alce). Robots descomunales. Villanos megalomaniacos. Chicas de calendario. Piratas con mucho ego. Zombies desmadrados. ¡Payasos! Tías sobre cohetes a la conquista de otros planetas. Épicos enfrentamientos. Y mujeres, heroínas de lo más atípicas, exuberantes, poderosas, divertidas, desenfadadas y sin miedo (bueno, casi sin miedo). Imposible no pensar en el magazine MAD o en las revistas de la EC Comics. Una locura que bordea el absurdo, el ingenio mordaz y crudo, la ironía sexy, repleta de pin-ups y de gags absolutamente demenciales.

Completa el volumen las ilustraciones (y alguna historieta adicional que habla de lo que habría de venir después) del Swinsuit Special, un especial “traje de baño” donde Mannion da rienda suelta a su arte y a su humor, parodiando sin disimulo este tipo de “productos”, llenando las páginas de chistes de lo más rocambolesco y de situaciones poco habituales en la playa: tanques, zombies, monstruos, nazis, ... Unas ilustraciones que dan cuenta de un dibujo cargado de detalles, trabajado y muy expresivo, mezcla de realismo y caricatura, y que cambia conforme cada historieta lo requiere (por momentos recuerda a Wally Wood, por momentos a Sergio Aragonés, tal mimetismo demuestra), y siempre al servicio de un humor que no se toma en serio ni a sí mismo.