miércoles, 7 de octubre de 2015

Reseña: Ex Machina (6-10)

Ex Machina, tomos 6-10.

Guión: Brian Vaughan.

Dibujo: Tony Harris.

Reseña de: Francisco José Arcos Serrano.

ECC ediciones. Barcelona, 2015. Título original: Ex Machina (contienen los números 26 a 50 de la edición original  USA). Rústica. 128 páginas por tomo, color.

Brian K. Vaughan y Tony Harris ponen punto y final a esta aclamada colección, ofreciendo respuestas en estos 5 últimos tomos a todos los interrogantes y planteando una apocalíptica amenaza que se cierne sobre Nueva York, obligando a que Mitchell Hundred se enfunde de nuevo el uniforme de la Gran Máquina.

Proseguimos con el repaso a Ex Machina (la primera parte la podéis encontrar pinchando aquí), la cual encumbró de manera definitiva a su guionista Brian Vaughan, y lo hacemos con un comentario sobre la segunda mitad de esta serie publicada por ECC en 10 tomos en rústica.

Como comenté en mi anterior entrada, Ex Machina se vertebra en un certero equilibrio donde asistimos a la historia superheroica de nuestro personaje principal, Mitchell Hundred, con su alocada vida en la actualidad como alcalde de la ciudad de Nueva York.

A través de las decisiones tan importantes que se deben de tomar en este cargo tan fundamental, Vaughan destaca en su radiografía de la política y de todo lo que le rodea a la misma (que no es poco), asistiendo por tanto a unos resultados brillantes, gracias a los cuales podemos analizar la reacción de la población de Nueva York tras los atentados del 11-S que tanto ha marcado al mundo entero.

Otra de las reflexiones que más me han gustado es el estudio de la psique de un pequeño grupo de la población que reacciona de manera desmesurada frente a los pijameros de turno, convirtiéndose así en una amenaza en forma de secta fanática de la que Vaughan sabe extraer lo mejor (y lo peor) de cada una de estas situaciones.

En definitiva: su guionista sabe manejar cada uno de estos conflictos de manera sorprendente, incluso se atreve a hablar de temas tabú en los EE.UU., y que no son otros que el aborto, la iglesia y sus dudosos poderes sobre la sociedad, o el matrimonio homosexual que tanto ha dado de qué hablar por allí.

Respecto a su dibujante, tenemos a un excelente Tony Harris, al que quizás se le pueda reprochar cierto estatismo en algunas de las escenas, pero que de ninguna forma lastra el disfrute total de su arte como Dios manda.

Como conclusión final de Ex Machina decir que no nos equivocamos al afirmar que se trata de una de las mejores series que nos ha dado el sello Wildstorm y, por ende, una de las mejores de los últimos años.

Advertir que en el tomo final Vaughan pone todo sobre la mesa, dando lo mejor de sí, ofreciendo al lector una experiencia que perdura en nuestra cabeza una vez cerrado sus páginas (y hasta aquí puedo hablar para no spoilear nada).

Un consejo: si podéis leer los 10 tomos seguidos se disfruta muchísimo mejor. Yo, en cuanto pueda, me pondré de nuevo a ello; os lo puedo asegurar…