domingo, 5 de junio de 2016

Reseña: Descender 1. Estrellas de hojalata.

Descender 1.
Estrellas de hojalata.

Guión: Jeff Lemire.

Dibujo: Dustin Nguyen.

Reseña de: Francisco José Arcos Serrano,

Astiberri. Col. Sillón Orejero. Barcelona, 2016. Título original: Descender, vol. 1: Tin Stars. Traducciön Santiago García. Cartoné. 144 páginas, color.

TIM-21, un joven androide, despierta de un largo sueño para descubrir que unos extraños robots alienígenas han atacado a la humanidad, al tiempo que se prohíbe la mera existencia de todos los autómatas. TIM-21 puede tener la clave de lo que quieren esos invasores y el porqué de su llegada, lo que le convierte en el robot más buscado.

La ciencia ficción es un género que ha pasado por distintas etapas, regalando al aficionado títulos que ya son parte de nuestra cultura como lectores. De vez en cuando salen obras que, partiendo de principios y planteamientos básicos, ofrecen un excelente rato de lectura que deja con ganas de más. Esto es lo que me ha ocurrido con el primer tomo de Descender, una  obra de Jeff Lemire y Dustin Nguyen, que te deja con uno de esos cliffhanger de infarto “marca de la casa Lemire”.

Jeff Lemire en estos momentos es el niño bonito de Marvel, el cual se ha granjeado una popularidad cada vez más creciente desde que publicó como autor completo su primera obra: una Essex County  totalmente indie que cosechó un montón de premios de la industria del cómic; Actualmente trabaja en Ojo de Halcon, Extraordinary X-Men y Old Man Logan.

En las páginas de este Descender se nota que el escritor canadiense es un guionista muy hábil que nos lleva de una parte a otra de la historia mediante unos eficaces flashbacks gracias a los cuales sabremos un poco más de las motivaciones y miserias de nuestros personajes.
Para que los protagonistas se puedan mover con absoluta libertad se precisa siempre de un amplio escenario, y es aquí donde Lemire vuelve a dar en la diana, ofreciéndonos un entorno capitaneado por diferentes Ciudades que da lugar a un mundo muy personal y repleto de matices.

En el apartado gráfico encontramos a un soberbio Dustin Nguyen, el cual realiza en esta serie posiblemente su mejor trabajo hasta la fecha basado en el estilo acuarelas. Es muy difícil tratar de explicar con palabras lo que aquí hace el dibujante vietnamita y la asociación tan perfecta que hace con su pareja artística; ante esto sólo puedo recomendar que le echéis un vistazo en vuestra tienda de cómics más cercana para comprobar mis palabras.

Merece la pena detenerse en la impecable edición por parte de Astiberri, la cual ha optado por un regio cartoné en lugar de la rústica de la edición americana. El tacto del papel elegido para la ocasión redondea de manera perfecta el tomo.

En definitiva: si eres un fan de la ciencia ficción con dosis de costumbrismo y robots empáticos, no debes perderte una de las series más interesantes que está publicando Image en los últimos años.

2 comentarios:

Mangrii dijo...

Apuntado! Me ha llamado mucho la atención y ni lo conocía. Image tiene cosillas muy interesantes. Un abrazo^^

Santiago dijo...

Yo sí que le tenía el ojo echado, pero después de la recomendación del compañero es compra segura ;-)

saludos