lunes, 27 de junio de 2016

Reseña: Zero # 1 a 4

Zero # 1 a 4.

Guión: Ales Kot.

Dibujo: VV.AA.

Reseña de: Francisco José Arcos Serrano.

ECC ediciones. Barcelona, 2015-16. Rústica. Color.

Edward Zero es el mejor espía de la Agencia: criado para potenciar y encauzar sus rasgos sociopáticos hasta convertirse en la máquina de matar perfecta, asume cada nueva misión con frialdad, determinación y una letal efectividad. ¿Pero qué sucede cuando su sistema de creencias y las ideas sobre las que ha cimentado toda una vida comienzan a tambalearse?

Con el cuarto tomo de Zero finaliza esta serie, lo cual me viene como anillo al dedo para hacer un repaso de la obra en su conjunto.

Tras leerme varias obras de Ales Kot queda claro que es una de las voces actuales más vibrantes e inquietas del mundo del cómic a pesar (también hay que decirlo), de sus ocasionales ínfulas de grandeza (cosas de la juventud…).

Zero se postula como una de las series más inesperadas y rarunas de los últimos años, lo que convierte a Kot en uno de los escritores más prolíficos e interesantes del momento.

Tengo que decir que hasta su tercer tomo esta serie se convirtió en uno de los mejores cómics que haya leído últimamente…..hasta que llegó su cuarto tomo y me voló la cabeza, literalmente hablando.

Lo que hasta el momento había sido una peculiar reinterpretación del género de espías, con el último tomo a Ales Kot se le va la pinza ofreciendo un tratado lisérgico sobre la naturaleza, las implicaciones y las consecuencias de la violencia, todo ello narrado de una forma alucinada donde aparecen William S. Burroughs o Allen Ginsberg como personajes metaficcionales (sí, habéis leído bien….).

Leyendo en conjunto los cuatro tomos de los que consta la serie, esta se convierte en una experiencia excitante que nos lleva a lugares a los que pocos autores se atreven a guiarnos como lectores (me vienen a la cabeza Grant Morrison o Alan Moore, ambos creadores son por otra parte influencias claras de Ales Kot), todo ello acompañado con una legión de dibujantes distintos, lo que potencia esa sensación de estar ante “algo diferente”.

Merece la pena mencionar el elenco de artistas que se pasean por estas páginas, los cuales dan una visión particular de la historia en cada una de sus diferentes variaciones. A pesar del baile de dibujantes, todo ello está uniformado de manera impecable gracias al excelente trabajo de la colorista Jordie Bellaire.

Destacar también que cada uno de los capítulos de los que se integra la serie (sobre todo de los tres primeros tomos) es un momento clave en la vida de Edward Zero, encontrándonos así retazos de acción descarnada y gore, creciente suspense o incluso escenarios que logran una gran tensión dramática…..hasta llegar a ese último tomo donde prima por encima de todo un ejercicio metatextual que invita a buscar algún psicotrópico para poder acompañar el viaje.

Con lo dicho anteriormente queda claro que Zero es un comic intenso con múltiples capas de lectura que reafirma número a número su carácter extremadamente experimental y conceptual que horrorizará a algunos y emocionará a otros (entre los que me incluyo).

2 comentarios:

Rul T. dijo...

Tiene muy buena pinta. He de reconocer que aunque me gusta mucho el cómic, no leo demasiado. Falta de tiempo! Finalmente nos vencieron los hombres grises de Momo.

Saludos!

Santiago dijo...

La falta de tiempo es un mal endémico para todos los que nos gusta leer, ya sean libros o comics. ¡No hay forma de llegar a todo! ;-)