miércoles, 8 de marzo de 2017

Reseña: Assassin's Creed

Assasin’s Creed.

Justin Kurzel.

Reseña de: Alb Oliver.

Regency Enterprises / 20th Century Fox. USA, 2016. Título original: Assassin’s Creed.

Para mí, una de las películas más esperadas del año, al haber jugado a bastantes títulos de la saga de videojuegos, y haberme enamorado de la trama y el concepto.

En los juegos, tenemos una guerra que lleva librándose durante siglos en secreto entre dos facciones, los Templarios y los Asesinos. Ambos ansían que los otros no se hagan con el poder, y poco a poco descubrimos que su guerra tiene un objetivo oculto, que tiene que ver con los Precursores (podríamos definirlos como dioses) y el destino de la humanidad.

Para localizar artefactos que los Precursores legaron a los humanos para evitar un destino digamos bastante fatídico, ambas facciones utilizan unos aparatos llamados Ánimus, que permiten "visitar" las vidas de antepasados, reviviendo todos sus pasos. Ello lleva a aumentar la sincronización de ADN con ese antepasado concreto, y de esa forma liberar (y también descargar) sus recuerdos.

Lo que nos ocupa aquí es el salto a la gran pantalla de un videojuego, hecho que siempre hace temblar a sus seguidores, pero sin embargo, creo que lo que han logrado no es uno de esos casos, a pesar de que como pasa siempre para la gente que critica todo (como yo) podría haberse mejorado.
A priori, la guerra la están ganando los Templarios, que ocultos tras una empresa llamada Abstergo, secuestran a candidatos (descendientes de personajes implicados en la historia) y los someten a sesiones de Ánimus para extraerles información.

Básicamente el primer videojuego nos muestra eso, tomando el control de Desmond, quien en varias sagas encarna a sus antepasados, Altair Ibn-La'Ahad,  Ezio Auditore…, dos de los personajes mejor recordados por los fans, y quienes son considerados los cabecillas de las reformas de la hermandad, mientras que para la película se ha optado por crear personajes completamentes nuevos, quizás un acierto para evitar "ofender" a los fans si las versiones no resultaran satisfactorias.

Pero algo ocurre, y Desmond entra en contacto con los Asesinos actuales, por lo que ya tenemos una base para que la resistencia se enfrente a la corporación malvada...

La primera sorpresa es que el antepasado del protagonista se llama Aguilar de Nerja, un español... (Curioso, es del pueblo de Chanquete, de Verano Azul). Lo que hace un guiño a las partidas online que tenían como escenario Granada. Entonces, la ubicación es España durante 1492, plena época de la Inquisición.


Aguilar tiene la misión de proteger al príncipe de Granada, pues su secuestro o asesinato supondría que se entregara la ciudad a la Inquisición y con ello la Manzana del Edén (vale, tiene un pase, pero tras jugar varios títulos de la saga y ver que la llaman "Fruto del Edén", algo te chirría por dentro) objeto de los precursores que otorga control sobre la voluntad de los demás, lo que haría a los Templarios básicamente ganar cualquier conflicto.

Durante la época actual, Callum, el descendiente, ve como su padre, un Asesino, mata a su madre, y le hace huir de la vivienda, pues los templarios los han encontrado. Años después es liberado de la cárcel por Abstergo y trasladado a Madrid, donde pasa a uno de los centros de internamiento. Aquí, al contrario que Desmond, que se encontraba en aislamiento total, conoce a otros sujetos, con historias parecidas.

Las sesiones de Callum, hacen avanzar la historia, en lo que parece ser la búsqueda de La Manzana.

Entre ellas, vemos otra cosa característica de los juegos, el efecto sangrado. La exposición al Ánimus, hace que muchas personas enloquezcan, dado que provoca visiones del pasado que se mezclan con el presente, y no muchos pueden soportarlo.

Visualmente tiene toda mi aprobación, tanto los escenarios como las indumentarias resultan perfectos, desde los ropajes de época de Aguilar y el resto, como el ambiente carcelario del centro de Abstergo te recuerdan inmediatamente a los primeros juegos. Sin embargo la versión del ánimus ha cambiado. Inicialmente era una camilla con un visor, luego pasa a ser una silla ergonómica (también con un visor, no os preocupéis) y ahora nos encontramos con una especie de esfera con brazos mecánicos que hacen que el sujeto se mueva como lo haría su antepasado (ríete de las sistemas actuales de realidad virtual). En parte es acierto, dado que en los juegos, los sujetos iban adquiriendo las destrezas físicas de sus ancestros, despertando en su cuerpo los recuerdos dormidos, pero ahora limitan la existencia de dichos mecanismos a locales gigantes. Lo que hace que sea más limitado el poder disponer de esas máquinas en determinadas ubicaciones (os preguntaréis a qué viene ésto, pues simple, si tú eres un rebelde que te escondes y tienes que ir a, pongamos una cueva y desvelar a contrarreloj la ubicación de un artefacto, pues te persiguen tus enemigos, vas a tener complicado montar semejante testaferro...).

Las coreografías de lucha también son perfectas, puedes reconocer bastantes de los movimientos y estrategias de los Asesinos, así como los ataques con las armas (atención a la Hoja Oculta, y al detalle, a Aguilar le cortan un dedo, para poder utilizar la Hoja Oculta, tradición antigua que Ezio "arregló" con Leonardo Da Vinci, quien rediseñó la hoja para evitar tan bonita costumbre.), por lo que no podemos quejarnos por ello. Las acrobacias, saltos por tejados, persecuciones... resultan idénticas. Si has disfrutado de los juegos, vas a volver a hacerlo con la cinta. Mientras que en otras adaptaciones de juegos se ha obviado el imitar ese tipo de cosas, aquí considero que se han mimado mucho. Y cómo no, podréis ver el salto de fé (que por increíble que parezca, no acaba en un carro de paja...).

A pesar de que la búsqueda del Fruto del Edén hace que la historia no pueda pertenecer a la misma "realidad" del videojuego, contamos con una versión entretenida, con equilibrio de acción y trama, y de aspecto bastante atractivo. Falta algo, quizás al ser un émulo del primer Assasin's se hace más pesado o soso, pero de cara a la recta final de la historia, creo que eso cambia y da esa acción secundaria que faltaba.

La historia no deja de ser interesante, con algunas mejoras con respecto a su homólogo, y sin duda da pie a una o varias continuaciones, que parece ser el mero objetivo de casi cualquier película actual. Otro detalle que a mi parecer falla, es que no se dan demasiadas explicaciones sobre la historia entre Templarios y Asesinos (o mínimo comentar algo más la Orden, que dato, existió realmente aunque lo presentado aquí es ficción) para ubicar desde el inicio, pero en parte considero positiva, pues así no creas prejuicios y puedes ir haciéndote tus ideas sobre cada grupo y ver cómo avanzan y qué objetivos tienen.

Tal cual lo presenta la película, parece ser que el único objetivo de los Asesinos es detener a los Templarios, cuando inicialmente sus refriegas fueron efecto casual de objetivos comunes.

El elenco hace bien su papel, no solo en las tomas de acción física, sino en el resto de secuencias en las que empezamos a ver anticipos de lo que puede pasar, conspiraciones o declaraciones de intenciones. Una de las principales bazas del argumento es el cómo pueden salir las cosas, y de qué lado se puede poner el protagonista, Callum.

Como introducción a este universo, no deja de ser un buen proyecto, al que quizás llegué con demasiadas expectativas, pero intentando valorarlo con objetividad, y para quien no le ha metido horas a su videoconsola, creo que puede ser una buena película.

¿Qué es lo que menos me ha gustado? Veamos, si estamos tratando con una película llamada Assassin's Creed, "el credo de los asesinos", ¿no deberían al menos mencionarlo? Vale que el personaje de la actualidad no pertenece a la Orden, pero vamos, en las escenas de Aguilar, o quizás mientras habla con otros descendientes... ¡Alguien debería nombrarlo!

Si tenéis curiosidad, no os preocupéis, aquí estoy yo para hacerlo:

"Aleja tu hoja de la carne del inocente" – Vamos, nada de daños colaterales con víctimas que no tienen que ver con tu misión.

"Se siempre discreto y Fúndete con la multitud" – Que no te vean. Si tus enemigos te descubren, esquivalos y ocúltate.

"No comprometas a la Hermandad" – Simple, que las consecuencias de tus acciones no afecten a la Orden de Asesinos. Básicamente es un "yo me lo guiso, yo me lo como".

Y os dejo con la otra frase estrella que utilizan los asesinos, que sí aparece:

"Nada es verdad, todo está permitido."

Pensad sobre ello...