lunes, 30 de octubre de 2006

Reseña: Camuflaje

Camuflaje.

Joe Haldeman.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Libros del Atril. Col. Ómicron nº 1. 2006. Título original: Camouflage. Traducción: Pedro Jorge Romero. 281 páginas.

Dos criaturas con el poder de cambiar de forma, un misterioso artefacto extraterrestre, una imposible historia de amor…, así reza la sinopsis de contraportada de este, cuando menos, curioso libro, y la verdad hay que reconocerle a quien la haya escrito que es que tampoco es que haya mucho más en la trama.

Es éste un libro que se lee con agrado, rápido, en un suspiro, sin tropiezos, sin esfuerzo; está bien escrito, bien narrado, bien estructurado, pero es que eso es todo. La trama es simple a más no poder, con muy poco margen de maniobra para la sorpresa. Decir, por ejemplo, que los personajes son un poco planos sería conceder demasiado valor al nulo desarrollo de los mismos. Son líneas esquemáticas en las que apenas podemos intuir los motivos que les llevan a hacer las cosas que hacen (tampoco es que haya mucha acción, la verdad), más allá de que es lo que toca, si hay que investigar se investiga… Es cierto que Haldeman no se ha caracterizado a lo largo de su carrera literaria precisamente por el desarrollo de sus personajes, pero es que en esta novela se lleva la palma.

Y quizá tampoco importa; hay veces que lo interesante es lo que se narra y la psicología de los protagonistas puede quedar en un segundo plano, supeditándose a las necesidades de la narración. Confieso, sin embargo, estar convencido de que esta no es una de esas ocasiones; que habría venido bien una mayor y mejor caracterización, un poco de introspección, unas pinceladas de personalidad, algo de motivación extra en cada uno de los protagonistas que hubiese llevado al lector a crearse una cierta empatía con ellos y a poder de esa manera interesarse por lo que se le está contando.

Y no pido tampoco demasiado, pero que el más humano de todos los personajes llegue a ser el extraterrestre, el polimorfo, es cuando menos chocante (porque el otro alienígena, el camaleón, es “demasiado” humano siendo sus motivaciones las que podría tener cualquier "malo" de película).

Pero no me entendáis mal. No se trata de una mala novela, no del todo al menos. Como decía al principio, se lee con mucho agrado, posee una prosa muy fluida y agradable, fácil de digerir, que parece entrar sola, página tras página hacia el irremediable final. Hay mucho oficio detrás de esas letras; son muchos años escribiendo y se nota. La trama es simple, eso sí, pero no está exenta de interés. La mezcla entre la narración principal, con el descubrimiento del objeto alienígena y su estudio, y las historias de los dos extraterrestres (tan diferentes y tan parecidos) que se retrotraen hasta la prehistoria y van avanzando a través del tiempo hasta converger en el presente-futuro como un círculo que se cierra, está bien estructurada y bien llevada en cuanto a dosificar los escasos momentos emotivos y de emoción. La investigación del aparato extraño se sigue con cierto interés y cierto humor cuando los científicos se desesperan ante la falta de resultados y deciden usar métodos ciertamente expeditivos. Y en los capítulos que dedica a los extraterrestres es curioso, cuando menos, observar las descripciones de un mundo, nuestro mundo, que va evolucionando y avanzando, visto a través de ojos no humanos. Eso sí, la “historia de amor” que se nos vende en la sinopsis está, por decirlo de forma suave, absolutamente cogida por los pelos hasta el límite de lo inverosímil.

No obstante, algo más debe tener esta novela, algo que quizá yo no haya sabido encontrar, cuando ha sido galardonada con los premios Nebula y James Tiptree Jr de 2005.

En definitiva un libro del que disfruté (aunque la lectura de esta reseña pudiera dar a entender lo contrario) mientras lo leía, sin que me llegara a aburrir en ningún momento, pero que una vez terminado no me ha dejado ningún poso en absoluto. Tal vez es que me esperase algo más. Tal como es, al final me resultó casi indiferente. Incluso podría llegar a recomendarlo para aquellos con tiempo libre y que no dispongan de otra opción mejor a mano.