sábado, 17 de octubre de 2020

Reseña: La insurrección de Rosalera

La insurrección de Rosalera.
Ajenjo 2.


Tade Thompson.


Reseña de: Santiago Gª Soláns.


Alianza editorial. Col. Runas. Madrid, 2020. Título original: The Rosewater Insurrection. Traducción: Raúl García Campos. Diseño de cubierta: Octavi Segarrra. 400 páginas.


La Tierra está sufriendo una insidiosa invasión alienígena. Una invasión lenta, que lleva tiempo larvándose, desarrollándose poco a poco. Los extraterrestres no han venido a exterminar a la humanidad, sino a suplantarla. Y mientras el destino se muestra inexorable, esa humanidad condenada se dedica al politiqueo y a saciar y satisfacer sus propios intereses. La insurrección de Rosaleda retoma la acción apenas un año después de donde la dejara su entrega previa, y en ella Thompson despliega una enorme red de juegos de poder, con lealtades variables y equilibrios muy inestables, maniobras políticas extremas y mucha acción callejera. Si Rosalera, con una trama casi detectivesca, giraba en torno a una suerte de original primer contacto, esta continuación, con su retrato de la lenta invasión unido a ciertos eventos y violentos conflictos que empiezan a cobrar relevancia en torno a la cúpula de Ajenjo, de alguna manera, se une a toda una tradición de la ciencia ficción clásica como es la de los alienígenas ladrones de cuerpos a la que se añade un toque de plantas animadas al mejor estilo de los Trífidos de Wyndham. Aviso: La presente reseña puede contener destripes de la anterior entrega, no así de la presente.

lunes, 5 de octubre de 2020

Reseña: Vagabundos

Vagabundos.

Hao Jingfang.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Nova. Barcelona, 2020. Título original: 流浪苍穹. Traducción: Agustín Alepuz Morales. ilustración de cubierta: . 778 páginas.

En la amplia definición de ciencia ficción caben desde las especulaciones más científicas, tecnológicas y sociales a la aventura más desenfrenada, y, por supuesto, como ya demostraron autores de la talla de Ursula K. LeGuin, obras cuyo principal contenido es la política. Este es uno de esos casos y la comparación con LeGuin, desde la inmensa distancia estilística y narrativa, no es baladí. Jingfang plantea dos sociedades planetarias, enfrentadas por el modelo socio-económico-político desarrollada en cada una de ellas, y la problemática de quienes habiendo vivido en ambos modelos se encuentran de repente en tierra de nadie, contemplando los defectos y virtudes de ambas, y sin poder tomar partido. Utopía y distopía… ¿cuál es cuál? ¿O ninguna se ajusta a la definición en absoluto? La Tierra y Marte, después de un cruento enfrentamiento bélico y de un largo tiempo sin comunicación o intercambio de ningún tipo, se encuentran en un periodo de recuperación de la confianza, aunque las relaciones siguen siendo muy tensas. En este contexto, el retorno a Marte del conocido como Grupo Mercurio, unos adolescentes que fueran en misión de paz a la Tierra, sirve a la autora para mostrar dos sistemas contrapuestos, el capitalismo más desatado y una suerte de comunismo cooperativo, que se deshacen por sus costuras, pero en donde de verdad destaca es en su exploración del sentimiento de pertenencia. Vagabundos es una novela de ideas, con un discurso que cuestiona al lector y una narrativa tranquila que apenas deja paso a la acción incluso cuando el mundo se enfrenta a una revolución. Para leer con calma y dejar reposar en la mente.