viernes, 27 de octubre de 2006

Reseña: El Contrincante.

El contrincante.
Elia Barceló.
Reseña de: Amandil. 
Minotauro. Col. Hades. Barcelona, 2004. 461 páginas.
Este libro de la española Elia Barceló fue el primero (y no se si único) de la colección Hades. Dicha colección pretendía ser la rama de misterio y terror de la veterana editorial barcelonesa. Esta novela, por su parte, estaba llamada a convertirse en la iniciadora de una amplia serie de títulos en esa línea. 
No suelo leer nada de terror ni de misterio. Stephen King no me convence y los grandes clásicos del género como Poe o Lovercraft se han quedado algo atrás por culpa de la canalización del género en el cine principalmente. Por eso esta lectura ha sido para mi tan refrescante como sorprendente.
Resumiendo, el libro empieza bien y termina sucumbiendo a la complejidad de un final en el que se entremezcla lo onírico, lo teológico, lo fantástico y lo policiaco. Digo “sucumbiendo” porque la parte final es bastante predecible y hasta cierto punto llena de tópicos. Lástima, porque el libro empieza muy bien y te da un buen par de sustos (sobre todo si lo lees de noche y a solas). 
La novela está ambientad en España en la actualidad, con unos personajes creíbles y una historia claramente dividida en dos partes. La primea de carácter detectivesco-terrorífico que nos sitúa en la pista de una desaparición misteriosa, unos extraños asesinatos y una serie de jugadas de índole satánico con la ouija de por medio. Es la zona buena de la novela. 
La segunda parte se desarrolla en un pueblo misterioso y abandonado habitado únicamente por un grupo de artistas bohemios que ocultan algo. Esta parte, aunque está bien escrita y tiene momentos muy interesantes e intrigantes, comienza a desinflarse según enfila la historia la parte final. Siendo el desenlace previsible a todas luces, aunque la autora se permite unos cuantos giros sorprendentes que hacen interesante la resolución final.
La novela está bien. Cumple sobradamente su cometido de entretener y asustar aunque roce en algunos momentos lo más que predecible. No desentona en absoluto para el lector español, lo cual es un mérito, ya que estamos tan saturados de misterios a la americana que nos parece increíble que una buena historia de miedo pueda tener en su interior tortillas de patata, tascas e incluso médicos trepas. La ambientación está muy lograda y en ningún momento cae en lo increíble pese a los tópicos que roza en ciertas ocasiones. 
Concluyendo: novela recomendable y entretenida que nos demuestra que en el género del misterio y el terror hay mucho más que lo que leemos venido del otro lado del charco.