viernes, 6 de junio de 2014

Reseña: Los espejos turbios

Los espejos turbios.

Rafael Marín.

Reseña de: Alb Oliver.

Grupo AJEC. Col. Penumbra. Granada, 2012. 281 páginas.

Rafael Marín nos presenta a Torre, personaje que utilizara en una novela previa en la segunda obra ambientada en su Cádiz natal. Torre es un boxeador amnésico, que quedó tan sonado durante sus años de practicar el deporte que a día de hoy apenas recuerda nada de esa época.

Vinculado al hijo de un fallecido empresario de conducta bastante dudosa por años de amistad y servicios no muy nobles, Torre se ve envuelto en una situación bastante extraña. Ángel Fiestas, el joven, es un universitario que se dedica a vivir la vida intentando sacar todo el partido que puede, y durante una fiesta en fechas próximas a la Navidad, presenta un asesinato mientras se encuentra defecando en uno de los cuartos de baño de la universidad. Una joven bastante voluptuosa es asesinada tras practicar sexo con un personaje que resulta ser una de las figuras públicas más conocidas de Cádiz.

Tras este inicio, el chico llama atemorizado a Torre, al que pide ayuda al no saber qué hacer, pues no tiene pruebas de lo ocurrido y está convencido de que nadie los va a creer.

La combinación de los dos personajes me ha resultado bastante llamativa. Torre resulta ser el carácter de la vieja escuela, el que se patea las calles, usa argucias clásicas para obtener información o acceso a lugares y echa el músculo en las situaciones peligrosas. Angelito, por otro lado, es un chaval de las generaciones actuales, que piensa de otra forma, y se ayuda de las tecnologías modernas para intentar avanzar en su investigación particular, por ejemplo solicitando información en foros de internet.

Como no, la relación que se ve entre ellos a la fuerza los lleva a un nivel de codependencia, en la que su unión resulta lo que necesitan para ir avanzando en un plan en el que empiezan completamente perdidos. En ocasiones Torre una especie de figura paterna, cosa que no se explicita, pero se va viendo la preocupación por el chaval, a la vez que se va mostrando la lealtad que tenía hacia su amigo, y cómo se ha preocupado por su viuda y su hijo durante años.

Marín incluye al finalizar el libro un pequeño glosario de términos que pertenecen al habla callejera común de Cádiz, cosa que me resultó curiosa mientras iba leyendo el primer capítulo, y desconocía tal añadido, pues iba leyendo términos que intuía o se adivinaban fácilmente, pero no se encontraban solamente en diálogos, sino que podemos encontrarlos en la misma voz del narrador.

Esto de alguna forma hace que el texto se te haga más coloquial o cercano, siendo en general bastante directo.

Por otro lado, supongo que los vecinos del autor podrán disfrutar a otro nivel de la obra, pues está cargadísima de referencias a lugares y personas (dependientes, dueños de establecimientos), que sospecho existen en la realidad o tal vez fueron relevantes para la sociedad gaditana en su momento.

Detalle curioso, la obra fue publicada en 2012, pero quizás se escribió mucho antes y se almacenó en un cajón hasta su publicación, pues las referencias a tecnologías o el uso que se hacía de internet, es el que encontrábamos años atrás, muy alejados del acceso que tenemos hoy en día a dichas tecnologías.

¿Qué otra cosa a nivel personal ha plasmado en el libro? Multitud de referencias tanto a series, cómics y películas, que aparecen de la nada y no se explican, pero en su mayoría son fácilmente reconocibles.

Por otro lado, y al final resulta relevante en la investigación, no faltan referencias a actrices porno, dado el parecido que se da entre la mujer asesinada y una conocida actriz.

De alguna forma se intenta profundizar en la psique del asesino, y qué motivaciones puede tener, aunque en un principio no dejan de ser teorías sin base, el autor busca que a su manera los personajes logren asimilar de alguna forma el porqué de la situación en la que se han visto metidos.

El ritmo que se introduce en el libro hace que se haga realmente ameno, y la forma en la que está escrito y las innumerables referencias hace imposible que te aburra. Como casi cualquier novela de misterio, quizá hace que determinadas casualidades que hacen que la trama continúe le resten realismo, pero quizás haya que ser tan obsesivo con esas cosas como yo para verlo así.

==

Reseña de otras obras del autor: