viernes, 10 de noviembre de 2006

Reseña: J.R.R. Tolkien. Autor del Siglo

J.R.R. Tolkien. Autor del Siglo

Tom Shippey

Reseña de: Amandil.

Minotauro, 2003. Título original: J.R.R. Tolkien Author of the Century. Traducción: Estela Gutiérrez. 373 páginas.


El título es, quizá, lo más pretencioso que se puede encontrar en un libro dedicado a exponer los méritos de un autor como Tolkien. Y por eso mismo Shippey, seguramente el mayor experto a nivel mundial sobre la vida y obra del autor inglés, se atreve a comenzar su libro justificando con poderosos argumentos la afirmación que encontramos en la mismísima portada.

Sin entrar a valorar asuntos tales como los imbatidos registros de ventas de El Señor de los Anillos tras cincuenta años desde su publicación o el hecho de que en el Reino Unido fuese elegido como mejor libro del siglo XX, Shippey opta por enfocar la genialidad de Tolkien en su faceta de filólogo entregado tanto al placer de la lingüística como al de la literatura, pasando por encima de la división creada en el mundo universitario entre dos disciplinas que no sólo se complementan sino que se hacen necesarias para alcanzar la comprensión plena de sus objetos de estudio.

¿Cómo se puede estudiar una lengua sin su literatura y viceversa?

Y ¿cómo se puede pretender entender la evolución de una lengua sin intentar comprender y conocer los mitos, experiencias y maneras de pensar de los que la crearon y la usaron como vehículo de expresión cultural?

Shippey, partiendo de la base de la perfecta comprensión que Tolkien tenía de este problema, nos lleva a lo largo de seis capítulos a una relectura crítica y sorprendente de las tres obras más conocidas del autor (El Hobbit, El Señor de los Anillos y El Silmarillion) así como de las obras breves, quizá menos conocidas pero no por ello menos interesantes desde todos los puntos de vista.

El libro es recomendable tanto para aquellos que han disfrutado de la obra de Tolkien pocas veces como para aquellos que ya hayan profundizado en los escritos más complejos del autor inglés. Descubre claves interpretativas originales y, para el gran público español, absolutamente desconocidas que nos permiten observar como dónde creemos que únicamente se escondía la imaginación de Tolkien hay en realidad un tremendo trasfondo cultural originario de los vastos conocimientos del autor.

Shippey sabe llevarnos a lo largo de todo el libro a través de un verdadero océano de información de carácter histórico, filológico y biográfico sin por ello enmarañarnos o perdernos. Además posee la gran virtud de la claridad y la facilidad para expresar ideas complejas. Pero no nos engañemos. Es un libro para profundizar en Tolkien y en una parte muy relevante de lo que él mismo llamaba su “humus” o los “huesos del caldo” de todo relato, poema o mito, aquello que no vemos pero que configura la base necesaria para poder crear (o subcrear en la terminología del propio Tolkien) lo narrado.

Y por último revelaros que este libro ofrece muchas de las claves para saber datos tan curiosos como el origen de los nombres de los enanos de El Hobbit, el origen de Gandalf y Saruman (o al menos de sus nombres), el porqué de la Comarca, Rohan y sus nombres, las curiosidades de los elfos o los misterios detrás de Egidio o Niggle.

Aunque sea sólo por eso merece la pena ser leído, creedme.