martes, 28 de octubre de 2008

Reseña: El aliento de las tinieblas

El aliento de las tinieblas. Cassandra Palmer 1.

Karen Chance.

Reseña de: Jamie M.

Pandora Romántica. (La Factoría de Ideas). Madrid, 2008. Título original: Touch the Dark. Traducción: Roberto Gelado marcos. 285 páginas.

Siendo una serie de la que tenía, en principio, buenas referencias, su inclusión en un nuevo sello dedicado a la publicación de novelas románticas (junto con títulos como Érase un amor futuro, El placer de una dama o El factor Ex) confieso que me tiró un tanto para atrás y que dio prioridad a otras obras por encima de la que nos ocupa. Pero al final me decanté por leerla y lo cierto es que El aliento de las tinieblas no tiene una cantidad de “romance” muy superior al que muestran otras series como las de Anita Blake, Jack Fleming, Joe Pitt u otros ejemplos del tipo de literatura en la que cabría enmarcar las aventuras de Cassandra Palmer: ese subgénero del fantástico en el que diversos seres sobrenaturales (ya sean vampiros, zombies, magos, fantasmas, demonios o cualquier otro) conviven con la sociedad de nuestros días con diverso grado de conocimiento por parte de sus conciudadanos y entre quienes normalmente no dudan en satisfacer sus deseos mas concupiscentes.

En el caso que nos ocupa, Cassandra (y el nombre supongo que está elegido con mucha intención) Palmer, Cassie, es una mujer con especiales habilidades, como son la de ver el futuro y el comunicarse con los espíritus, por cuyo motivo fue atrapada en su infancia por un vampiro mafioso que buscaba utilizar sus peculiares dones en beneficio de sus fraudulentos negocios y del que más adelante lograría escapar de entre sus garras. Desde entonces trata de vivir pasando lo más desapercibida posible, sobre todo oculta al mundo vampírico; pero, en el momento en que comienza la novela, Cassandra, al leer una esquela con su propio nombre impreso en ella, pronto sospechará que su antiguo mentor ha vuelto a dar con ella y que la quiere de regreso a su lado. Para evitarlo, a Cassie no le quedará más remedio que acudir a pedir protección al odiado Senado de los vampiros. Pronto descubrirá, no sin cierta sorpresa, que no todo, o nada, en esta historia es lo que parece, y que hay muchos más intereses ocultos en juego de los que en principio ella suponía.

Es El aliento de las tinieblas una mezcla curiosa, que se inscribe quizá dentro de ese género que ha dado en llamarse Gótico Romántico, pero sin ser demasiado gótica ni abusar del romance. Pues romance, lo que se dice romance, como juego de seducción, de enamoramiento, de amor verdadero, lo cierto es que tampoco lo hay en exceso, a no ser que a las gotas de picante porno (muy) light que adornan algunas de las páginas se le llame ahora romance. Sí, hay vampiros cachas que se nos muestran con un enorme atractivo y belleza, pero eso es lo normal desde Anne Rice (aunque estos son muy, pero que muy heteros [casi todos]) y una protagonista con una ambivalente atracción-repulsión por ellos; sí, hay un vampiro en particular enamorado (más bien obsesivamente posesivo) de la chica, por la cual no es correspondido; sí, hay una tensión sexual, una pasión, entre diversos personajes, pero sin convertirse en absoluto en centro ni motor de la narración, nada que no sea habitual en este tipo de libros.

Más allá de los tópicos y de los detalles diferenciadores, lo que nos encontramos es una normalita, aunque entretenida, historia de vampiros y de magos de las que tan en boga se encuentran en la actualidad, con una protagonista quizá demasiado típica, que nos suena a ya leída: la chica con poderes extraordinarios, de los que reniega, que sólo quiere que la dejen vivir tranquila y en paz, pero que como está llamada a grandes hechos (una víctima más del síndrome de “la elegida”) por supuesto no podrá hacer nada por evitar lo que el destino le depara, convirtiéndose contra su voluntad en el centro de un juego de poderes que le supera ampliamente. Una protagonista que no se entera de qué va la historia, mientras todos aspiran a ponerla (por las buenas o por las malas) de su lado y utilizar así sus dones para sus propios designios sin tener en cuenta los deseos de la propia Cassandra, quien anda perdida la mitad de la novela y desencaminada la otra mitad.

La trama, por supuesto, se complica con la existencia y enfrentamientos de diversas facciones de magos (la variante del mago-guerrillero, en plan medio Rambo, desde luego al menos llama la atención), vampiros y otros seres, con la búsqueda de una nueva receptora de los poderes de la “pitia” entre las sibilas, con diversos viajes “tempo-astrales” con cambio de cuerpos, de época y de camas incluidos para poder resolver el “misterio” o la conspiración de la cual Cassandra es el centro. Todo ello, sí, adornado como dice en su portada con ciertas dosis de sensualidad (y de sexualidad también, no se puede negar), fantasía y algo que quizá se pueda calificar como romance.

Como decía, una historia más de seres sobrenaturales viviendo en el mundo de hoy, luchando sus particulares batallas por poderes que se ocultan al común de los mortales, con algún personaje destacable que llama la atención entre los secundarios (junto a otros cuantos que ciertamente no), entretenida sin duda, pero de consumo rápido y de fácil olvido. Vamos, nada que no hayamos dicho ya sobre un buen montón de libros de similares características; tal vez sea que eso es lo que el público de este particular género, o subgénero, está/estamos demandando. Y yo tan contento.

==

Reseña de otras obras de la autora:

La llamada de las sombras. Cassandra palmer 2.

Envuelta en la noche. Cassandra Palmer 3.

La hija de la medianoche. Dorina Basarab 1.