miércoles, 22 de septiembre de 2010

Reseña: Envuelta en la noche

Envuelta en la noche.
Cassandra Palmer 3.

Karen Chance.

Reseña de: Jamie M.

Pandora. Madrid, 2009. Título original: Embrace the Night. Traducción: Eva Iluminada Fernández Luzón. 346 páginas.

Una de cal y otra de arena. Tras la anterior entrega esperaba de esta algo más que el correcalles persiguiendo un McGuffin, con viajes temporales incluidos, en la que finalmente se convierte. Un correcalles lleno de intensidad, de escenas de acción y de alusiones y situaciones subidas de tono (al estilo de la condición que debía cumplirse para que Cassie se convirtiese en Pitia), pero ahora con otro objetivo sentimental (o con el mismo, según se mire). Envuelta en la noche es la culminación o el cierre de las líneas que la autora había venido desarrollando y planteando en las dos anteriores, sobre todo en La llamada de las sombras, cerrando muchas de las tramas que habían quedado abiertas y dando respuesta a algunas de las preguntas que quedaban pendientes.

Cassie Palmer finalmente se ha convertido en la pitia, pero, por supuesto, no es que por ello las cosas se le hayan vuelto sencillas. Su principal preocupación, dentro de las muchas que implican la asunción y aprendizaje de sus nuevos poderes y su situación en medio de fuerzas opuestas del mundo paranormal, será anular el hechizo que la une a Mircea, el geis, y que parece abocar a ambos a desastrosas consecuencias si no se deshacen de él. Para la tarea deberá encontrar el Códice Merlini, un libro de hechizos escrito por el propio Merlín y codiciado por muchas fuerzas del mundo sobrenatural. Siguiendo diversas pistas, Cassie saltará a diversos emplazamientos del planeta en diferentes épocas en una carrera contra un tanto caótica.

Para captar todos los matices de la narración es imprescindible el haber leído los dos libros anteriores, dado que la autora profundiza en su sociedad, pero dando muchas cosas por ya sabidas e incluso, como ya he comentado y dadas las posibilidades que le dan los viajes en el tiempo de la protagonista, llega a ofrecer una nueva visión de ciertas escenas de las otras entregas desde una nueva óptica. Cassie todavía está aprendiendo, muchas veces sobre la marcha en medio de peligrosas situaciones, los poderes que su nueva situación conlleva; está creciendo como persona y como ser mágico, desarrollando sus nuevos talentos, aunque tal vez no con la suficiente rapidez como para poder salir con bien de todos los entuertos en los que se ve envuelta, lo que sin duda dará mayor emoción a ciertas circunstancias de las que parece difícil que pueda salir.

En su misión cuenta con el único apoyo de su antiguo enemigo, el mago de la guerra John Pritkin, el enigmático personaje que tiene un mayor interés y crecimiento en esta novela. Es esta una alianza de la que Cassie tiene serias dudas, dados los muchos secretos y objetivos propios que parece guardar el mago, además de sus anteriores intentos de matarla, por supuesto. Se establece una tensa relación entre los dos con un alto componente de sospechas, tensiones sexuales y dudas que les llevan a chocar en ciertas ocasiones. De hecho, ella en realidad en ningún momento está segura de en quién puede confiar, pues todos los que la rodean parecen interesados en conseguir algo de ella, o de la Pitia al fin y al cabo, sin dar pasos decisivos realmente para ayudarla a dominar sus nuevas habilidades. Cuando retazos del pasado del mago empiecen a aflorar, la cuestión de sus lealtades será puesta sobre la mesa y el enfrentamiento está servido. Los viajes en el tiempo de la protagonista le permite a la autora soslayar ciertas paradojas, planteando que algunos de los personajes se hayan conocido en el pasado, pero no hasta ese momento del presente, con lo que algunos se guardan más cartas y conocimientos que otros, listos para jugarlas en el momento más oportuno para sus propios intereses. Y todo ello en medio de la persecución a la que los someten tanto el Senado vampírico como el círculo de magos, inmersos en su particular guerra.

Mientras tanto, Cassie lucha desesperadamente por su independencia, aunque no puede negar el enorme atractivo que Mircea ejerce sobre ella. Su deseo será saber si esa atracción es algo natural o algo provocado por el hechizo. La acción se encuentra salpicada de un humor sarcástico, incluso corrosivo en ocasiones, que a veces parece un tanto fuera de lugar, porque aunque ayuda a rebajar la tensión también desluce ciertas escenas donde la seriedad hubiera dado la ambientación precisa.

Conforme se acercan a su objetivo parece claro que existen buenas razones para que el Códice fuera escondido y haya permanecido tanto tiempo desaparecido: los poderes que guarda en su interior depositados en las manos sobrenaturales equivocadas podrían acarrear consecuencias nefastas para humanos y paranormales. A pesar del mortal desastre que podría causar su reaparición, Cassie se empeña en encontrarlo para librarse del fatal destino que les une a Mircea y a ella. La presión sobre sus elecciones es enorme, pero ella no dudará en seguir sus instintos, aunque algunas veces demuestren estar terriblemente equivocados.

A pesar de que el libro ofrece una continuidad directa de los anteriores, incluido la citada revisión de alguna escena ya vista, lo cierto es que se hace algo más pesado, menos original, más repetitivo. Y aunque la acción no da respiro no parece suficiente como para hacer avanzar la serie sin altibajos. Los continuos quiebros y giros en la trama producen algunos momentos de confusión, a lo que los saltos en el tiempo no ayudan a clarificar.

Después de la anterior novela, Envuelta en la noche supone un pequeño bajón (y la traducción o corrección no es que ayude precisamente a su disfrute), sin grandes sorpresas y que tampoco amplia demasiados detalles del mundo de la protagonista, pero sigue manteniendo un buen número de características que la hacen atractiva y entretenida (y la de volver a “visitar” a la protagonista no es nada desdeñable). Resuelto el tema principal, con un final bastante cerrado, espero que próximas entregas levanten el vuelo con nuevas tramas en un mundo sin duda con muchas posibilidades. Se produce aquí un punto y aparte, un alto donde tomar un respiro, como si de una trilogía cerrada se hubiera tratado, y a partir de aquí se abre una nueva historia para la protagonista, con muchos parámetros de su vida cambiados. En un mundo lleno de crueles vampiros, magos sin piedad, hadas no preciamente encantadoras, fantasmas, gárgolas, demonios seductores, hechizos de poder inimaginable, enemigos implacables, enfrentamientos entre el Bien y el Mal (aunque tampoco se podría jurar quién se encuentra a cada lado de la línea)... sin duda, Cassie encontrará nuevos motivos para sumergirse en la aventura, aunque solo sea para poder dominar sus recientes habilidades como Pitia antes de que sus rivales consigan hacerse con su vida. Y nosotros que lo veamos.

==

Reseña de otras obras de la autora:


El aliento de las tinieblas. Cassandra Palmer 1.

La llamada de las sombras. Cassandra palmer 2.

La hija de la medianoche. Dorina Basarab 1.


5 comentarios:

Elwen dijo...

Leí el primero y me gustó toda esa "sociedad" que monta la autora y la historia no estaba mal pero ya sea por traducción o por narración me sentía contínuamente confusa y perdida en el texto y la cosa solo se animó al final. El resultado es que no me han entrado muchas ganas de seguir con La llamada de las sombras y el tercero es más de lo mismo apaga la luz y vámonos.

Creo que hay otra serie de la misma autora publicándose, ¿sabes qué tal está?

Jamie M. dijo...

Muy buenas Elwen.

Si repasas mis reseñas, verás que a mí el primero me gustó lo suficiente para darle la oportunidad al siguiente, pero me pareció normalillo, nada extraordinario; sin embargo, el segundo me gustó bastante más. Y lo cierto es que este tercero me ha defraudado bastante.

Sobre la otra serie de la autora que está publicándose también aquí actualmente, la de Dorina Basarab, justo acabo de leerme el que hay disponible. Vaya por adelantado que comparte mundo, ambientación y algunos personajes con la serie de Cassandra Palmer, con todos sus aciertos y defectos (de hecho el vampiro Mircea, o más bien toda su "familia" son el centro de la acción). Dicho esto, y aunque la narrativa sigue siendo en ocasiones igual de confusa, debo decir que me ha gustado bastante más que este tercero de Cassie Palmer. Es muy cañero, casi acción pura y dura, con apenas una pincelada erótica metida con calzador. Más adelante, a no mucho tardar espero, escribiré la pertinente reseña.

Saludos

Lorena dijo...

Hola, Jaime, ¿cómo estás?

Este libro solo me gustó por momentos. La trama del geis se me hizo insoportable, y los viajes en el tiempo, además de ser confusos, dejaron incoherencias en la trama.
Cada vez me gusta menos Cassie, es demasiado tonta :(.
Ahora que terminó lo del geis, tengo esperanzas de que el próximo libro sea mejor.


También leí la otra serie, la de Dorina Basarab, y no me gustó :(
Definitivamente, no voy a leer esa serie.

Besos.

Elwen dijo...

Pues quedo a la espera de esa reseña a ver si le doy oportunidad a esa otra serie y espero que no haya que leer una u otra para entender ambas.

Jamie M. dijo...

Hola,
Lorena, a mí la de Dorina Basarab me gustó más que esta tercera, pero hay que leerlo en plan película de acción, sin reflexionar demasiado sobre lo que está sucediendo para no ver demasiadas costuras sueltas.

Elwen,
no es necesario leer las unas para entender la otra, al menos con lo que hay hasta el momento. Comparten el trasfondo y algún personaje, pero las tramas están perfectamente separadas. Supongo que habiendo leído las de Cassie uno se situará mejor en las de Dorina cuando le hablan de la guerra entre los vampiros y los brujos y cosas así, pero no hay nada que no se pueda pillar por el contexto.

A ver si saco tiempo para escribir la reseña, que últimamente estoy super liado y no llego a todo :-(

Saludos