sábado, 22 de agosto de 2015

Reseña: Odisea cósmica

Odisea Cósmica.

Guión: Jim Starlin.

Dibujo: Mike Mignola.

Reseña de: Francisco José Arcos Serrano.

ECC Ediciones. Barcelona, 2015. Título original: Cosmic Odyssey núms. 1 a 4 USA, DC Comics, diciembre de 1988 a marzo de 1989. 208 páginas, color.

ECC recupera a través de un único tomo encuadernado en cartoné la serie limitada de Jim Starlin (Gilgamesh II) y Mike Mignola (Batman: Gotham a luz de gas), que propició la alianza entre Darkseid (el cual sigue en su afán por encontrar la ecuación de la Antivida) y los héroes más poderosos de DC Comics para hacer frente a una de las peores amenazas que hayan vivido hasta ahora.

Tengo que empezar diciendo que Odisea Cósmica es uno de los cómics de DC que más releí en mi adolescencia, y es que no hay más que detenerse en cualquiera de las páginas de esta peculiar historia para percatarse de que contiene los suficientes méritos estéticos y argumentales para situarse entre lo mejorcito de las sagas ochenteras de la escudería DC.
Detrás de esta obra tenemos a dos grandes figuras del cómic mundial: Jim Starlin y Mike Mignola, ambos trabajando en un increíble ambiente distendido, entendiéndose a la perfección, y apreciándose sin lugar a dudas esa magia conjunta en el producto final.

Esta obra data del año 1988, año en el que Mignola aún no había evolucionado tanto en su particular estilo, pero que en estas páginas ya se puede apreciar un dibujo dinámico y lleno de fuerza, el cual dota a toda la obra de una estética que lo diferencia de otras de temática similar.

No podemos olvidar la labor de Steve Oliff, uno de los mejores coloristas del noveno arte, aportando su característica paleta cromática a esta space opera cargada de épica.
Releyendo esta historia salen a relucir nuevamente unas cuantas reflexiones distinguidas. Esto no es nuevo, ya que en cada nueva obra Jim Starlin medita sobre ciertos aspectos, y en esta ocasión se centra más en temas como la responsabilidad o el sentido del heroísmo dentro del mundo pijamero, realizando así una meritoria y profunda radiografía de los distintos héroes y villanos que podemos encontrarnos en estas páginas.

En definitiva: Odisea Cósmica es una obra apasionante muy fácil de recomendar (he dado unas cuantas razones ya para ello), por lo que a los recién llegados a este medio seguro se lanzan sin pensárselo demasiado; por otra parte, a los veteranos de toda la vida, sólo decirles que la relectura de este cómic es casi obligatoria.