sábado, 3 de julio de 2010

Reseña: La llamada de la luna

La llamada de la luna.
Mercedes Thompson 1.

Patricia Briggs.

Reseña de: Jamie M.

Nabla ediciones. Barcelona, 2008. Título original: Moon Called. Traducción: Daniel Aldea Rossell.317 páginas.

Mercedes Thompson, más conocida como Mercy, es una mecánica especializada en vehículos Volkswagen, que disfruta con su trabajo y solo busca que el mundo le deje en paz con lo suyo. El problema es que, debido a sus ascendencia nativo-americana, también es una cambiante, con la capacidad de transformarse a voluntad en coyote, en un mundo donde las hadas (y no hablamos precisamente del tipo “Campanilla”) y duendes, los seres “feéricos”, han dado el paso de darse a conocer a la humanidad ante la amenaza de su desaparición, y donde también existen los hombres-lobo, los vampiros, las brujas y un buen número de otras criaturas sobrenaturales.

Cuando Mac, un licántropo recién transformado llega a su taller en busca de trabajo, sin saber lo que ella es, los problemas vienen con él. Pero Mercy es incapaz de darle la espalda a pesar de que sabe que el joven no pertenece a la manada local y que debería dejar en manos de Adam, el alfa local (el lobo dominante), toda la historia, más que nada porque es perfectamente consciente de que los recién transformados son muy peligrosos al no ser capaces todavía de controlar el cambio ni las reacciones instintivas del nuevo lobo, cosa que solo el alfa puede enseñarles. Cuando las cosas se tuerzan, y se van a torcer pero que mucho, Mercy se va a ver envuelta en una oscura trama para la que no está preparada y en la que, en principio, no tiene ningún interés. Sin embargo, cuando la vida de su joven amiga, Jesse, la hija humana de Adam, lider de la manada de Tri-Cities, Washington, se vea amenazada, Mercy se lo tomará como algo personal, involucrándose en una lucha que va mucho más lejos de lo que en principio parecería y que la enfrentará a un complot que podría poner en riesgo toda la estructura de las manadas de licántropos.

La historia está salpicada de abundantes muestras del humor caústico y ácido de la protagonista, que sirven para aligerar la tensión, dejando por momentos en suspenso el dramatismo en que se desarrolla la historia. Mercy es una auténtica heroína en contra de lo que le dicta su cerebro; una mujer valiente, inteligente, un poco bocazas, que da muestra de grandes recursos y mucha confianza en sí misma, aunque no le duele prendas pedir ayuda cuando se da cuenta de que la necesita, con gran sentido de la responsabilidad y un arraigado sentido de la amistad.

Es una mujer independiente, pero muy normal, no es una cazadora de monstruos, ni una cazarrecompensas, ni una justiciera al uso, ni una luchadora contra el crimen; es una simple y muy competente mecánico con dificultades para llegar a fin de mes y pagar todas sus deudas que, como detalle adicional, tiene la capacidad de cambiar de forma. Mercy es muy capaz de reconocer sus limitaciones, aunque solo sea porque en su forma de coyote es más pequeña, pesa bastante menos y tiene una fuerza inferior que cualquier lobo, mientras que como humana no le importa dejar la lucha a los más cualificados para ello. A la par que no necesita ridiculizar a los hombres que se encuentran cerca de ella para sentir que se encuentra realmente a su altura.

Además, conoce los entresijos de las manadas porque cuando era una niña se quedó huérfana y, dadas sus especiales habilidades, fue criada por la manada del Marrok, el jefe de todos los licántropos de Norteamérica, de donde escapó huyendo de un romance que no era lo que ella creía.

La llamada de la luna es una fantasía urbana, mezcla de thriller de acción y aventura paranormal, que se desarrolla en un universo muy parecido al nuestro, salvo por la existencia de ciertas criaturas sobrenaturales, algunas de las cuales han salido a la luz y otras podrían verse obligadas a hacerlo si quieren sobrevivir en los nuevos tiempos de internet y de rápido acceso a la información, donde muy pocos secretos (y menos uno tan grande) pueden esconderse del conocimiento público. Hay una cierta tensión romántica entre Mercy y Samuel, su antiguo amor de la adolescencia (y quien motivó su huida de la manada del Marrok), pero en muy pequeñas dosis, cosa de agradecer. Sí se intuye para el futuro un tenso triángulo entre estos dos personajes y Adam en el tercer vértice. Es algo que sirve como trasfondo, pero que afortunadamente, porque sería innecesario dada la historia que se nos está contando, en momento alguno se adueña de la narración.

Al tratarse de la primera novela de la serie, Briggs se demora en ciertos pasajes para establecer las bases de su mundo, del funcionamiento de la magia, de la interacción entre las diversas criaturas sobrenaturales, de sus relaciones con la humanidad, de las luchas internas por el dominio y la posición dentro de manada y nido entre los hombres-lobo y los vampiros respectivamente..., pero eso no le impide en absoluto llegar enseguida a la acción vertiginosa, planteando un misterio que debe ser resuelto (muchas veces por medios violentos) antes de que les vaya definitivamente de las manos.

Es muy interesante el tratamiento que la autora hace, aunque solo sea de pasada, de la situación de los feéricos que han salido a la luz. Una vez que se dieron a conocer, fueron marginados y “encerrados” en reservas del gobierno en un evidente paralelismo con la sucedido con los indios americanos. Cabe decir que estas “hadas” no son el estereotipo actual, sino que beben más de una tradición antigua de seres poderosos, no exactamente malignos pero sí bastante volubles y oscuros, y que solo gracias a su glamour pueden aparentar ser totalmente humanos cuando en su verdadera forma darían mucho, pero que mucho miedo. De alguna forma la definición englobaría a las propias hadas, trolls, duendes y otros tipos de criaturas francamente terroríficas.

Otras criaturas sobrenaturales que, sin ser en absoluto protagonistas, tienen un importante papel en la trama son los vampiros. Y los vampiros de Briggs son criaturas bastante desagradables, crueles y sangrientas. Pueden mostrarse encantadores, como Stefan, un vampiro nada típico vestido con vaqueros rotos que se muestra como un amigo de la protagonista, pero que sin embargo también debe plegarse a los deseos de su señora Marsilia, y actuar según su voraz naturaleza. Los vampiros del mundo de Mercy están más cercanos a la idea tradicional que a la moderna. Seres amorales, que buscan tan solo su propia satisfacción y contemplan al resto de seres como una especie de ganado de la que alimentarse y que solo por eso son tolerados, algo para usar y tirar según su voluntad.

Y sin llegar a convertirse en los auténticos protagonistas, pero casi, aparecen los hombres-lobo, un complot en cuyas filas desencadena la trama. Los licántropos de La llamada de la luna comparten algunas características de los lobos reales (la manada, el territorialismo, la sumisión a un líder...), pero son drásticamente diferentes en otras, sobre todo en lo físico en su forma transformada (son más grandes, más rápidos, tienen unos sentidos muy aumentados, más fuertes, más ágiles...). Buena parte de la tensión dramática de la novela proviene precisamente de los juegos de poder que se establecen dentro de las manadas, de las luchas soterradas y las discriminaciones nada sutiles entre sus miembros más fuertes. Briggs crea un mundo de relaciones complejas pero muy bien definidas y desarrolladas en el que da gusto sumergirse.Amalgama perfectamente todos los elementos de los que dispone y ofrece al lector una narración francamente entretenida donde destacan de forma harto llamativa todos los secundarios, que lejos de ser comparsas de la protagonista adquieren un interés propio que refleja el buen hacer de la autora.

Al terminar la lectura de la novela se hace evidente que La llamada de la luna realmente no llega a innovar nada dentro del género paranormal, que bebe de muchas de las ideas y planteamientos de los relatos más clásicos de criaturas sobrenaturales, y que las historias de ambición y traiciones son tan antiguas como el propio Hombre; pero Briggs imbuye a la narración de una fuerza y energía realmente refrescantes, con una escritura firme y agradable, con suficientes giros argumentales y misterios como para mantener en todo momento el interés del lector, con una trama y unos personajes perfectamente definidos y muy bien construidos que consiguen que la novela de alguna manera sobresalga sobre otros productos del mismo género, y una medida del éxito que ha cosechado en los EE.UU. es que le han dedicado incluso su propia adaptación al cómic en forma de novela gráfica. Lo cierto es que su lectura ha sido una sorpresa muy agradable y sin duda voy a hacerme con las continuaciones, empezando por la inmediata Vínculos sangrientos y por los libros de Alfa & Omega, la serie paralela. Hay lectura para rato, y nosotros que la disfrutemos.

==

Reseñas de otras obras de Patricia Briggs:


Cry Wolf. Alfa & Omega 1.

Vínculos sangrientos. Mercedes Thompson 2.