martes, 6 de noviembre de 2012

Reseña: Terror en Silent Hill 2, La Revelación

Terror en Silent Hill 2: La Revelación.

Michael J. Bassett.

Reseña de: Alb Oliver.

Anibrain Digital Technologies / Davis-Films / Konami / Silent Hill 2 DCP. Francia / EE.UU. / Canada, 2012. 94 minutos.

Rara vez una película basada en un videojuego logra satisfacer a sus seguidores, véase Super Mario Bros, Resident Evil o Doom, pero Silent Hill posiblemente lo logró. No era tan difícil, no era necesario que siguiera linealmente la historia del primer juego que apareció para Playstation allá por finales de los noventa, simplemente respetando las bases que sentó y no queriendo hacer una película comercial.

Como introducción voy a comentar que la saga entra dentro de lo que se llama “survival horror”, y se caracteriza por historias de terror asfixiante y ambientaciones oscuras. En el 2006, Sony se lanzó a adaptar la historia a la gran pantalla, logrando lo que se esperaba, recrear la atmósfera agobiante que rodea a los juegos. En ella, Sharon, una niña adoptada, tenía pesadillas recurrentes con una ciudad abandonada, y Rose, su madre, decide llevarla para intentar que las pesadillas acabasen de una vez. Al llegar, sufren un accidente, y cuando Rose despierta, se encuentra con que la niña ha desaparecido y la rodea una misteriosa niebla. Allí descubrirá la existencia de un culto, que trata de evitar la reencarnación de un demonio, que está esparciendo su oscuridad por un segundo mundo que resulta una deformación del que conocemos, y está poblado de criaturas terroríficas. 


Silent Hill Revelation tiene lugar varios años después de esa precuela. Nos encontramos con dos nombres que nos resultarán familiares si conocemos los juegos, Harry Mason y Heather, un padre y su hija que parece ser, también están relacionados con el pueblo maldito. Algo quiere atraer a Heather a Silent Hill, y durante años, Harry se ha ocupado de que no fuera así, moviéndose de ciudad en ciudad huyendo del extraño culto.


Haciendo un pequeño spoiler, Heather es el nombre de la protagonista de Silent Hill 3, y la estética de la protagonista resulta idéntica a la del juego. Por lo que sabemos, también su personalidad, debido a que tras tanto tiempo en la carretera huyendo, es una niña madura y cerrada, asustada por lo que la rodea y no comprende.

Como resultará obvio, acaba en Silent Hill, y es ahí donde habrá de avanzar para seguir viva dentro de un oscuro mundo de pesadilla. Llegada a la ciudad, muchas serán las cosas que descubra sobre su pasado, y lo que tendrá que hacer si no quiere ser engullida por la oscuridad que le rodea.

Como película quizá esperaba un poquito más, siendo muy exigente, pero realmente era una trama simple que cumple con lo que se espera de ella. El mayor fallo que le veo es que hay cosas que avanzan muy deprisa, y sin embargo para otras se toman demasiado tiempo.

Los personajes están perfectamente desarrollados, cada cual deja claras sus razones y motivaciones, y el desenlace de la historia sigue creando una sensación de intriga que esperemos de lugar a una tercera parte. Al leer esto, quienes conozcan la saga y quienes no, seguramente ya hayan creído adivinar a qué me refiero, pero me complace decir que no es así, por lo que si estáis interesados, ya tenéis otro aliciente.

De todas formas, si algo es destacable de las dos películas, es la ambientación. La ciudad sumida en una niebla perpetua y las transformaciones de la realidad, han sido transmitidas de un género al otro a la perfección, lo que hace que al imaginarte visitando tan turístico destino no puedas evitar sentir un escalofrío. En el mundo de pesadilla, proliferan los fondos oscuros, bombillas que parpadean, objetos retorcidos y deformados por herrumbre, o fragmentos de conversaciones que parecen venir de ninguna parte, con lo que se logra terminar de transmitir la sensación de agobio, y que posiblemente algo esté persiguiendo a la protagonista desde cualquier sombra.

Dentro de esos escenarios, la presencia de víctimas que agonizan que parecen sacadas de torturas medievales, le da un punto extra a un ambiente ya de por sí tétrico, que pueden provocar que muchos pierdan el sueño.

Otro de los factores que contribuyen a crear intranquilidad, son las criaturas. En la primera parte se destacaban por las horas de maquillaje que pasaron los actores para caracterizarse como ellas, poniéndose innumerables prótesis, y las coreografías para que sus movimientos se asemejaran a los de los juegos… Aquí de nuevo se repite, y se añaden algunos efectos por ordenador para terminar de recrear a seres de pesadilla.

Muchos son los guiños a la saga dentro de la misma película, empezando por personajes como Harry o Heather, ni otros clásicos que aparecieron en esas versiones, como Claudia o el detective Privado Douglas, sino que si nos fijamos encontraremos multitud de guiños que harán las delicias de los fans, como un camionero llamado Travis o una escena en la que pasa un furgón de transporte de prisioneros a toda velocidad.

Como ya pasara en la primera parte, veremos localizaciones que también nos son familiares, como Toluca, el sanatorio mental o un parque de atracciones. De la misma forma, veremos objetos comunes típicos del juego, como linternas o mapas de la ciudad o de instalaciones en las paredes.

De la misma forma encontraremos a las criaturas que pueblan los videojuegos, como las enfermeras deformes o los humanoides, con un papel protagonista de otro conocido, Cabeza de Pirámide.

Entre los guiños a destacar, en un momento aparece un conejo de peluche rosa, con forma humanoide, también sacado de Silent Hill 3.

Si como a mí os gustaron los videojuegos, creo que no deberíais perdérosla, una película poco compleja con su dosis de misticismo, y sobretodo, terror psicológico en lugar de sustos fáciles.

1 comentario:

Nabil Bensa dijo...

La mejor peli , con los mejores actores