lunes, 9 de septiembre de 2013

Reseña: Anna desde el infierno

Anna desde el infierno.

Kendare Blake.

Reseña de: Jamie M.

Alfaguara. Madrid, 2013. Título original: Girl of Nightmares. Traducción: Montserrat Nieto. 359 páginas.

Anna desde el infierno es la secuela de la inquietante Anna vestida de sangre. En aquella, la autora presentaba a Teseo Casio Lowood, un singular cazador de fantasmas (liberador de fantasmas sería quizá más exacto) que con un cuchillo ritual, un áthame, enviaba a los espíritus que seguían atados a nuestro plano tras sus muertes allá donde debieran estar. Uno de esos espíritus era el de la sanguinaria Anna, que embrujaba una casa, asesinando a diversos incautos que tenían la temeridad de internarse en sus muros. La terrible y emotiva historia de la joven salía entonces a la luz, colocando en un compromiso a Cas, y a sus amigos Thomas y Carmel, quienes no dudarían en apoyarle. Y si no has leído la primera novela lo que viene a continuación podría revelarte algunos datos que no deberías conocer de antemano para disfrutar de la misma. Blake ofrece una nueva ración de suspense y horror con ciertas dosis de intriga y misterio en esta ocasión, abandonando un tanto el toque más romántico de la anterior..

Tras el final de aquella, después del explosivo ritual que cerraba la aventura, se suponía que Anna había ido a un lugar mejor. Sin embargo, apenas pasados unos pocos meses, Cas no deja de sufrir terribles pesadillas en las que la joven se le aparece en las más horribles de las situaciones, torturada, mutilada, bajo continua violencia. ¿Son simples sueños o realmente la muchacha sigue sufriendo? Incapaz de dejarlo correr y continuar con su vida, distraído hasta el punto de que alguna de sus misiones pueden terminar realmente mal, Cas está decidido a saber dónde y cómo se encuentra Anna. Algo para lo que tendrá que indagar en el pasado y la historia de su áthame.

Anna desde el infierno da un giro bastante importante respecto a la anterior y bebe más del género de aventuras, de la búsqueda o misión, que del terror que era propio de su predecesora (aunque también contenga un buen número de escenas y situaciones espeluznantes). La presente novela indaga mucho más en el legado recibido por Cas de su padre y el vínculo de sangre que mantiene con el áthame. En sus investigaciones, el joven va a descubrir la existencia de una secreta sociedad que tiene mucho que ver con la forja de su arma. Decidido a descubrir todo lo posible y a salvar a Anna (si es que necesita ser salvada), viajará a Inglaterra para obtener respuestas, dispuesto a bajar incluso a los infiernos si fuera necesario para conseguir sus objetivos. El protagonista se encuentra en un estado mucho más vulnerable, convencido de sus principios, pero ahora tiene dudas sobre su tarea, tan solo seguro de su intención de salvar a su amiga.
La inclusión de la Orden del Biodag Dubh (la Orden de la Daga Negra) y la aparición de la ambivalente Jestine a su sombra, junto a la aportación de su mentor Gideon, añaden nuevos e interesantes matices a la historia. El trasfondo sin duda crece y se ve que hay toda una larga tradición detrás, aunque las intenciones de la Orden difieran un tanto de las del protagonista.

Hay también una pequeña pero muy interesante reflexión sobre la culpabilidad y la redención. ¿Merecería en realidad Anna sufrir las penas del infierno por los crímenes cometidos mientras era un espíritu o el ser ella misma una víctima perdona sus actos? La ayuda que prestó para acabar con el hechicero obeah la redime o no es suficiente para purgar sus pecados?

La carga romántica de la novela es inferior a la que aparecía en su predecesora. Es obvio que todo lo que hace Cas se debe a su amor por Anna, aunque la situación de ambos no es precisamente la ideal para dar luz a sus sentimientos, y también está presente la relación entre Thomas y Carmel, sufriendo algunos altibajos, pero en ningún momento ocupa el centro de la escena, algo restringido a la búsqueda.

Como su predecesora, Anna desde el infierno goza de un ritmo muy rápido, algo entrecortado quizás (algunas situaciones hubieran mejorado con un poquito más de profundidad y atención), y de una prosa fácil y agradable de leer. Es de agradecer que la autora no se haya limitado a repetir los esquemas de Anna vestida de sangre y que, sin abandonar el terror (el bosque de los suicidas es como poco inquietante, a pesar de utilizar un recurso [no diré cuál por no chafar la sorpresa] que ya se ha podido ver en otros lugares), haya explorado nuevos caminos para sus protagonistas. La novela termina con un final triste pero satisfactorio, con la historia de Cas y Anna perfectamente cerrada, aún cuando la conclusión del libro daría sin problema pie a nuevas aventuras del terceto de “liberafantasmas”.

==

Reseña de potras obras de la autora:

2 comentarios:

Irene Diaz dijo...

Me encantan estos libros, son parte de mi colección de pequeños grandes tesoros :)
El final me hizo llorar y "deprimirme" día y medio, lo habría cambiado, aunque pensándolo bien habría sido realmente complicado de cara a su futuro.

Jamie M. dijo...

Yo creo que es el final perfecto, aunque eso no quiere decir que no "duela" ;-)

Saludos