viernes, 12 de febrero de 2016

Reseña: Abierto hasta el amanecer. La serie. Temporada 1

Abierto hasta el amanecer. La serie.
Temporada 1.

Robert Rodriguez.

Reseña de: Ab Oliver.

FactoryMade Ventures / Miramax / Rodriguez International Pictures. USA, 2014. Título original: From Dusk Till Dawn: The Series (2014– ).

Bravo, otra serie sobre vampiros que siguiendo la estela de The Strain, nos distancia de amoríos y se centra en lo que a muchos nos interesa...: los Chupasangres. La serialización de la saga dirigida por Robert Rodriguez y guionizada por Quentin Tarantino de 1995, nos devuelve al escenario de cierto bar mexicano en el que las cosas son distintas a lo que parecen.

Puedo afirmar que es un gran remake, en el que se repiten algunas de las memorables escenas que convirtieron la película Abierto hasta el amanecer (From Dusk till Dawn) en uno de los grandes éxitos de la época, pero que no se queda solo en eso, añadiendo información extra a muchas de las secuencias.

Por lo tanto, veamos qué cambios viven los hermanos Gecko en esta nueva adaptación...

La serie revive el viaje de ambos hermanos desde los USA hasta México, tras haber robado un banco y haber hecho un acuerdo con Carlos, un mexicano que les ofrece protección a cambio de parte del botín. Su viaje encierra algunos tramos del camino en el que tenemos escenas "tarantinianas" donde lo que se podría haber evitado simplemente pasando desapercibidos, explota en su cara con escenas de violencia bastante llamativas. Dicho ésto, ¿qué gracia tiene volver a ver lo mismo? En la película, el personaje que interpretó el propio Tarantino, simplemente parecía estar loco. Aquí la cosa es donde empieza a variar, pues lo que a ojos de todo el mundo es simplemente una mente perturbada, para Richard Gecko aquí es una misión encomendada,  y no por Dios, precisamente, sino por una mujer de extraordinaria belleza que le empuja a viajar al sur.

Han pasado bastantes años, así que si todavía no la habéis visto, evitad leer esta parte...

SPOILER

Al final de la película se descubre que el bar es solo la cima de un antiguo templo, que parece ser la sede de Vampiros S.A. La serie profundiza en ello

FIN DEL SPOILER
La trama varía del original en que parece ser que éstos vampiros están unidos a un culto, con una organizacion similar a la que pudiera tener el juego de rol "Vampiro, la Mascarada", por lo que el enfoque inocente de la película cambia de forma radical, mostrando que casi todo estaba premeditado en algún modo. Ésto hace que todo profundice y aporta tramas secundarias, que permiten que un guión de inicio simplón mejore bastante, sumando interés a qué es lo que puede ocurrir con las visiones de Richard.

Sin querer profundizar mucho más en la trama, a quien espere que todo se desarrolle exactamente igual que en la cinta, le adelanto que se equivocará, por lo que quizás sea una buena elección para verla.

El tema del casting es simplemente curioso. Para interpretar a Clooney y Tarantino, tenemos dos "versiones jóvenes". D.J. Coltrona y Zane Holtz dan en más de una ocasión la sensación de estar viendo a los actores iniciales, (sí, salvando las distancias y quizás echándole un poquito de imaginación) pero no encuentro ninguna queja a los roles que desempeñan.

Recordaréis a la familia del predicador, que en esta ocasión no es Harvey Keitel, sino otro conocido, un tal Robert Patrick (sí, el T-1000 o el agente Dogett de Expediente-X). que lleva a sus dos queridos hijos en un viaje para distanciarse de su pasado, sin saber lo catastrófico que puede resultar.
En el lado de los vampiros, pues hay varias sorpresas. No contamos con Salma Hayek para hacer el exótico baile con la serpiente, sino con Eliza González, quizás desconocida en nuestro país, pero con una belleza que no tiene nada que envidiar a Salma, y ganando protagonismo a su predecesora, pues no se limita a ser la chica guapa  para lucimiento de la producción.

También aparece Wilmer Valderrama, que sí se ha prodigado más en producciones, aunque para mí siempre será Fez, el estudiante extranjero que visitó Wisconsin en Aquellos maravillosos 70, en un papel en el que le he podido ver un gran contraste, y en el que lo he disfrutado, sin duda premio a su progresión.

Como cosa anecdótica una de las curiosidades es que en la cinta de 1995, Cheech Marin interpretó tres papeles a la vez... Os los recuerdo, el actor hizo de Carlos, de guardia de la frontera y era el simpático vampiro que recibía a la gente a su llegada a la "Teta Enroscada" (sí, el que promocionaba el bar diciendo que tenían (censored) de sabores.... Sí, la gente cuando se daba cuenta o se enteraba de ello, se sorprendía... ¿Y si viendo la serie, ahora descubrimos la justificación de ésto?

Debe notarse que la serie me ha convencido, de inicio me ha parecido algo lenta, más cuando mucho de lo que he visto, ya lo había visto previamente, pero no quita para que lo que podríamos llamar "escenas extras" suman más que restan, con tramas complementarias que nos aportan nuevo material para profundizar en lo que simplemente parecían unos vampiros que aprovechaban un bar de carretera para robar a los ilusos (y de paso comérselos a la hora de merendar).
Publicar un comentario