viernes, 26 de agosto de 2016

Reseña: Carbono alterado

Carbono alterado.

Richard Morgan.


Reseña de: Alb Oliver.

Minotauro. Col. Kronos. Barcelona, 2005. Título original: Altered Carbon. Traducción: Marcelo Tombetta / Estela Gutiérrez. 477 páginas.

Viendo que se aproxima su adaptación a serie de televisión, desempolvo el libro para traeros una reseña... (¿Quién dijo oportunismo?).

En Carbono Alterado, Richard Morgan presenta a Takeshi Kovacs, un ex-miembro de las Brigadas de Choque (para hacernos una idea, pensemos en marines coloniales hiperdesarrollados, a los que todos toman por psicópatas sin escrúpulos), y de propina un convicto, que es trasladado desde su planeta (la colonia Harlan) a un mundo lejano, llamado Tierra. Su traslado no es el típico en el que un transbordador espacial lo entrega encadenado, sino un despertar en una cápsula llena de gel, dado que su consciencia ha sido transferida a una "funda" lo que nosotros llamaríamos... cuerpo.

El libro nos lleva a un futuro en el que la consciencia humana se almacena en "pilas" que pueden implantarse en distintos cuerpos, lo que ha logrado que si puedes permitirtelo, puedes lograr la inmortalidad. Claro, todo tiene sus contras, si se te aplica una condena, eres separado de tu funda, y pueden pasar siglos hasta que se te permita ocupar una nueva.

Kovacs es liberado bajo una condición, tiene unas semanas para investigar el asesinato de un millonario de más de tres siglos de edad, caso que la policía cerró considerándolo suicidio, o será devuelto a su condena original. El millonario insiste en que no se suicidó, dado lo absurdo que sería pues posee un sistema que hace copias de seguridad de su consciencia a distancia. Si acabar con su propia vida sería inútil... ¿Entonces qué es lo que ocurrió?

A partir de esa premisa, vemos que el caso se va transformando, y cada pista lleva a nuevos derroteros que aparentemente son inconexos, pero quizás más tarde se nos revelen otros datos que nos lleven por otro camino...

La novela viene a tener elementos clásicos de cualquier obra perteneciente al género negro:

Un "héroe" de dudoso pasado, atormentado por eventos que vivió.
Un oscuro millonario que lo contrata y aun así parece ocultar algo.
Una femme fatale, esposa del millonario, cuyos intereses parecen contradecir los de su marido.
El tira y afloja con agentes de la ley, que a veces ayudan y otras parecen entorpecer.
Entramados mafiosos que ponen en el punto de mira al protagonista....

Bueno, y nombrar acción, sexo... que no falte de nada.

Si decimos que ésto pertenece al género "noir", se debe aclarar que principalmente tratamos con una novela cyberpunk. El concepto de almacenar la psique en pilas, es un buen indicador, pero incluye otros elementos como mejoras, que en este caso no tienen que ver con brazos mecánicos, sino implantes que mejoran reflejos, vista, o tecnologías futuristas, recuperando coches voladores.

Androides, Inteligencias Artificiales que controlan hoteles, armas avanzadas... Todo para reflejar un mundo futuristico, pero fácilmente obviable, pues lo que realmente crea esa sensación, no es otra cosa que el sistema de "re-enfundado".

Temática aparte, cabe destacar que el libro en sí juega con varios temas a los que se critica... No de forma directa, sino muy sutilmente. Influencias, corrupción, religión, todos son utilizados de alguna forma, incluso se estudia el tema de las relaciones a largo plazo (y si recordamos que aquí hay gente que puede vivir durante mucho tiempo, ese plazo puede ser muy largo...). En una primera lectura podríamos pasar todo por alto, por lo que hay que prestar bastante atención, ya que la historia en sí nos centra mucho en la trama.

Otra de las cosas curiosas, es que las "pilas" que almacenan la memoria, pueden ser descargadas en salas virtuales, ya sea para interrogatorios, espera mientras se puede comprar una funda nueva, o cosas menos comunes, como torturar o simulaciones sexuales.

El autor obviamente se ha recreado en los usos de la tecnología, como en ocasiones vemos que se usa como "gran hermano" que todo lo ve, y lleva al protagonista a adaptar a su época el no usar tarjetas de crédito ni similares, y tener que ingeniárselas para despistar y lograr pasar desapercibido.

El papel del Catolicismo es curioso, pues ha logrado perdurar hasta esos días, y en ocasiones vemos  su relevancia en fragmentos de la historia, pues se niegan al "reenfundado", alegando que lo que almacenan las pilas ya no es el alma de la persona...

La novela en sí no deja de ser un disparadero de la trama, siempre que parece que un tema va a tener una respuesta, aparece una nueva ramificación que nos acerca al final, pero que juega al despiste con los datos que nos van proporcionando.

Sí es una historia de acción, pero creo que va a ser bastante fácil de adaptar a la pequeña pantalla, por lo que tengo gran curiosidad de ver el resultado. El libro balancea muy bien la acción, con la intriga, y al más puro estilo de las novelas de Sherlock Holmes, se nos van omitiendo detalles para que sea el final el que nos explique las razones del caso, así que si os apetece probar algo de género negro futurista, es una buena opción.
Publicar un comentario