jueves, 21 de diciembre de 2017

Reseña: It (2017)

It (2017).

Andy Muschietti.

Reseña de: Alb Oliver.

New Line Cinema.USA, 2017. Título original: It. 2h 15m.

Sinceramente ésta es una de las reseñas con las creo que más me voy a recrear. ¿Motivo? Me encanta It. Un canal de televisión emitió durante varios viernes las películas basadas en la obra de Stephen King. Ni qué decir que la historia de unos niños que se enfrentan a un monstruo con la apariencia de un payaso, me impactó. Al poco, se lanzó una colección que reeditaba sus libros, y siendo un crío de menos de 14 años, compré el tocho (si no recuerdo mal, más de 1300 páginas) y lo devoré en tres tardes…

Por fin he podido ver la nueva versión, y como pasa con todo, tiene cosas que me han gustado y cosas que menos, así que vamos a por ellas. Obviamente, me va a resultar más entretenido ir comparando la película actual con la de 1990 y el propio libro, así que vamos a dar un paseo por la vieja Derry.

Si estáis aquí, seguramente ya conocéis la trama, varios niños "marginales" se hacen amigos tras ser acosados (ahora serían víctimas de bullying) por los malotes del pueblo. Todos ellos en algún momento reciben la visita de "It" (Eso en la versión española), un ente que despierta cada 30 años para alimentarse, volver a hibernar y repetir ciclo. El monstruo es capaz de cambiar de forma, presentándose ante sus víctimas como las cosas a  las que más miedo tienen, pero a su vez tiene algo de sentido del humor, pues elige la forma de un simpático payaso para que los niños se le acerquen.

Eso viene así reflejado en el libro, y más o menos en la película de los 90, pero en esta nueva versión y que me perdonen... No se da. La caracterización es muy vistosa, cierto, pero solo de ver al payaso, yo creo que los niños no se quedarían esperando a que les regale un globo (yo desde luego no lo haría). Quizás la palabra para describir al nuevo payaso Pennywise, sería "feral", pues da la sensación de que en medio segundo puede saltar sobre ti y devorarte. La imagen que se describe en el libro es que recuerda a un tal Ronald McDonald (o a un tal Bozo el Payaso, a quien por edad desconozco)  por lo que le doy un punto a la versión de 1990, donde Tim Curry borda la imagen de payaso asesino clásico (y eso que éste, no me desagrada, solo comento el dato).

Precisamente el que Pennywise de miedo solo con verlo, es uno de los puntos interesantes. Rompe con lo que estamos acostumbrados, y sin perder la esencia del libro, nos evita el clásico "para ver lo mismo no veo la película". Es ese no distanciarse en lo principal, lo que a mi gusto a hecho que la caracterización no me pareciera excesiva.

Otro elemento es que estos niños parecen niños. Quizás porque el reparto original estaba plagado de niños actores conocidos (quizás más en su adolescencia) no los vi tan jóvenes como a los actuales, así que... punto para la nueva. Como indico la principio, los niños son un  grupo de "marginales", cada uno tiene algo que los hace diferentes, y a la vista de los matones, objetivos:

Bill: tartamudo y traumatizado por la muerte de su hermano.
Ben: Sobrepeso y maltratado por familiares.
Beverly: Es la niña del grupo, y sufre abusos por parte de su padre.
Richie: Lleva gafas y es un bocazas.
Stan: Es judío.
Mike: Es negro.
Eddie: De complexión débil, además padece asma.
Stephen King atribuyó a cada uno una característica que incluso a día de hoy puede implicar discriminación por parte de niños, y sin embargo a la hora de leer la historia, solo lo percibes en momentos puntuales. Desde mi punto de vista, ninguna de las dos versiones cinematográficas pone especial énfasis en ello, mientras que en el libro se insinúa sutilmente que es el motivo por el que acabaron siendo amigos.

No sé si ha sido buena o mala idea. La película actual va a ser la primera de dos partes, separando la historia que vivieron de niños de la conclusión cuando son adultos, mientras que tanto el libro como la versión previa las van alternando. El libro lo borda, pues va dando retazos y mezclando todo, logrando ritmo. Es curioso, pues debería ser algo que lograra el efecto contrario, haciendo que nos perdamos en el desarrollo de la trama, aunque la primera parte del libro en su mayoría hace que los recuerdos de los personajes adultos hagan avanzar la historia. Para mi gusto, y contando con que la película original estaba bastante limitada, ya no solo por metraje, sino por la adaptación del guión y las libertades artísticas que se tomaron, no lograba dar esa misma sensación (y no olvidemos que el estilo de Stephen King en It es altamente descriptivo y demás añade extras como artículos relacionados de catástrofes relacionadas con el payaso en el pasado). Quizás esa falta de conexión entre el pasado y el presente hizo que quedara más simplona, aunque en esta ocasión lo he echado de menos. Aún así, por ahora le doy el punto a la nueva versión.
Está claro que como adaptación a nuestros días, se ha hecho un gran trabajo, tanto visualmente como a nivel de guión, no podemos tener queja, detalle es que muchas frases las recordaba antes de que los actores las pronunciaran. Pero por algún motivo no termina de darme la misma sensación que su predecesora.

¿Cosas que como "fan" he echado de menos? Quizás algo de fidelidad en determinadas situaciones u otras omitidas. Algunas son tonterías fácilmente obviables, pero el mayor insulto es que no se le ha dado importancia o relieve a Silver. Desde casi el comienzo se considera a Silver, la bicicleta de uno de los niños como un elemento reiterativo en la historia, y ahora, pues oye, nos olvidamos de la bici...  Algunos momentos del libro que resultan significativos o que pudiera considerarse marcaron la infancia de los niños han sido totalmente obviados, y es donde esta nueva versión pierde ante su predecesora, pues en ocasiones de la sensación de que ha habido cortes (quien sabe, quizás reales a la hora de seleccionar clips de metraje).
Ante esto, la versión antigua sí reflejaba la mayor parte de ellos, muchas veces versionando, por lo que, le doy un punto al libro, uno lo pierde por omisión y otro por tomarse libertades.

Considerando la época en la que se hizo, no deja de ser una gran obra aunque visualmente quede desfasada, mientras que la actual nos lleva a una Derry completamente actualizada. Una gran opción para acercarse a un libro que a pesar de su densidad, puede convenceros, y os invito a que juzguéis por vosotros mismos esta adaptación del club de los perdedores.

Stephen King no es un "maestro del terror" simplemente por encadenar sustos, todo lo contrario. Su objetivo es sumergirnos en una situación aberrante, de forma que tenga una cotidianidad que la esconda. En cualquiera de las tres versiones, la vais a encontrar, por lo que quizás sería bueno que disfrutarais de todas ellas, y podáis comparar.

Bip, bip, Richie,
Flotaréis aquí abajo.
Publicar un comentario