lunes, 21 de marzo de 2011

Reseña: La magia quema

La magia quema.
Kate Daniels 2.

Ilona Andrews.

Reseña de: Jamie M.

Versátil. Barcelona, 2010. Título original: Magic Burns. Traducción: Daniel Aldea Rossell.365 páginas.

Este segundo libro de la serie se abre poco después de que terminase el anterior, La magia muerde; Kate (una mercenaria paranormal residente en la Atlanta de un mundo alternativo donde la magia y la tecnología se suceden en oleadas causando estragos y propiciando nuevas maneras de entender la realidad y de vivir en ella) preocupada por su situación financiera se ha visto obligada a aceptar un puesto dentro de la Orden al tiempo que investiga ciertos casos trabajando para el Gremio de Mercenarios. La mayor frecuencia y duración de las olas de magia hace sospechar que se avecina una erupción, un periodo de magia desatada y mucho más poderosa de lo habitual, y donde los seres dotados de poderes verán los mismos enormemente aumentados e inesperadas criaturas pueden hacer acto de presencia.

En medio de estas circunstancias, Kate, tras lidiar con un “especial” pirómano, recibe el encargo de recuperar unos mapas robados a la Manada de los cambiaformas por un enigmático arquero con la capacidad de teletransportarse, un caso que la llevará a seguir la pista de un fallido aquelarre de brujas, a acoger bajo su ala a una confusa jovencita tras la que van unos poderosos y temibles seres mientras busca a su madre, a mediar ante Curran por una pareja que desea su permiso para poder casarse, a mezclarse peligrosamente con ciertas tradiciones célticas, a unirse con un licántropo y un vampiro en una inestable alianza, y a luchar denodadamente por su vida arriesgándola sin embargo en numerosas ocasiones.

Andrews demuestra una profunda documentación mitológica, bien sintetizada y plasmada de forma atractiva dentro de la acción. Ha creado un mundo realmente intrigante y ahora se dedica a aumentar sus límites de formas insospechadas, pero enormemente entretenidas. La magia quema es una Fantasía Urbana, con toques oscuros y algo de romance, un vehículo literario lleno de acción que sin embargo formula algunas preguntas interesantes, demostrando una humanidad, una empatía, muchas veces ajena al género. Kate sabe que a veces hay cosas, ideas o personas por las que merece sacrificar la vida, y Julie es una de ellas. La protagonista es una chica dura, realista, pero con un gran corazón; en ocasiones actúa por impulso antes de pensar, y muchas veces su boca, o más bien los exabruptos que salen por ella, la pierden y mejor estaría callada, pero al mismo tiempo lo que dice es lo que cualquier persona “normal” pensaría si se encontrase en las situaciones en las que se ve continuamente envuelta, así que es fácil empatizar con ella. A lo largo de las páginas de la novela, narradas en primera persona por la propia Kate, se van a ir desvelando ciertos secretos de su pasado que explican la profundidad de sus poderes y miedos, consiguiendo que el lector la vaya conociendo mejor, entendiendo lo que la ha llevado a ser como es y a actuar como actúa, y planteando nuevos interrogantes para futuras entregas. 

En medio de tanta tensión y violencia, de tanta amenaza sangrienta, la protagonista no se priva de lanzar réplicas agudas y divertidas que suavizan con un humor directo las difíciles relaciones en las que se ve envuelta; la protagonista habla primero y piensa después, sin preocuparse de todos los problemas que eso pueda traerle. La palpable tensión sexual entre Kate y Curran, que impregna todos sus diálogos y escenas, crea un contrapunto inestable en su forma de actuar, con la protagonista resistiendo contra viento y marea y el alfa insistiendo sin demasiada sutileza. El que Kate no caiga rendida a las primeras de cambio demuestra la habilidad de Andrews para llevar la relación a un terreno impredicible donde dos personalidades arrolladoras deben terminar por chocar. No será aquí todavía, sin embargo.

Curran crece como personaje, mostrando una faceta no más tierna (sigue siendo el mismo matón prepotente y violento de la anterior novela), pero al menos sí más conscientemente moral, colocando el Honor y el sacrificio desinteresado muy por encima de otras consideraciones.

El personaje de Bran, en un principio un pícaro ladrón que irá demostrando ser mucho más a lo largo de la novela, se hace simpático y reprobable a un tiempo, llegando a alcanzar una importancia vital en la trama. Seguro de sí mismo, fanfarrón, conquistador infatigable, acostumbrado a salirse siempre con la suya, intrépido y sinvergüenza, caradura y mujeriego, consigue hacerse un hueco en el corazón del lector casi sin que uno se de cuenta. La enorme importancia que termina adquiriendo en la historia y el interés sensual que demuestra por ella pondrá en un brete a la protagonista y a la tensa relación que mantiene con Curran y sus continuadas atenciones. 

Sin duda uno de los grandes aciertos de la “autora” es haber rodeado a la protagonista de un gran plantel de interesantes secundarios, cada cual con su propia personalidad y sus propios problemas: Andrea, Red, Saiman, Julie, Derek, Ghastek... dan la réplica perfecta en todo momento a Kate.

La magia quema es un libro con un ritmo vertiginoso (quizá incluso demasiado) que no da descanso ni respiro en momento alguno, lleno de emoción, de violencia, de energía, de sangre, de humor, de misterio, de un montón de seres sobrenaturales con su propia idiosincrasia y cierta originalidad de la que ya hacía gala en la primera entrega, de un toque de romance... Un producto de consumo rápido, un pasapáginas de lectura celérica, de entretenimiento puro que no deja insatisfecho, con ciertos elementos y detalles, nimios, que se perciben como fallidos (¿por qué en las olas mágicas fallan las tecnologías más modernas, pero otras más antiguas no?), pero que terminan no importando en absoluto. Un libro, sin duda, superior al anterior, con una trama más sólida, con una mayor profundidad de escenario y personajes y un desarrollo más firme, y que deja con ganas de más. Estoy deseando que la editorial publique el tercero.

==

Reseña de otras obras de la autora: