lunes, 7 de mayo de 2007

Reseña: La lista sangrienta.

La lista sangrienta. Archivos vampíricos 1

P.N. Elrod.

Reseña de: Jamie M.

La Factoría de Ideas. Col. Ventana abierta # 19. Madrid, 2007. Título original: Bloodlist. Traducción: Belén Aguilera Fierro. 298 páginas.

Chicago años 30, justo tras la época de dominio de Al Capone. Jack Fleming, de profesión periodista en busca de aires nuevos, despierta empapado al borde del lago Michigan y enseguida alguien intenta matarlo atropellándole con una furgoneta. No sabe qué está ocurriendo, de hecho no recuerda nada de lo sucedido o de lo que ha hecho en los últimos días, aunque pronto descubrirá, y no para su total sorpresa, que se ha convertido en un vampiro, después de haber sido asesinado por un o unos desconocidos.

Desde este punto de partida, P.N. Elrod construye en La lista sangrienta una historia policíaca de serie negra, donde el protagonista tendrá que investigar las causas y el agente de su muerte, mientras intenta reconciliarse con su nueva condición, a la vez que necesita descubrir qué es o qué contiene esa misteriosa lista que sus perseguidores parecen desear y que todos aparentemente creen que el posee. En una especie de carrera contra el reloj Fleming irá recuperando fragmentos de su pasado reciente mientras se ve envuelto en una espiral de violencia y muerte que amenazan con destruir su nueva existencia.

La novela pertenece obviamente a una rama de la Literatura que se podría llamar de “consumo rápido”: con una prosa ágil pero un tanto plana y con una historia emocionante pero un tanto simplona, es ideal para consumir sin preocupaciones, disfrutar sin problemas durante el tiempo que dure su lectura, y pasar a otra cosa despreocupadamente sin necesidad de mirar atrás, reflexionar o buscarle otros significados aparte de la pura aventura.

El libro es indudablemente un “pasapáginas”, con las dosis necesarias de misterio, emoción, acción y romance para que la trama no decaiga; pero que analizado en profundidad queda bastante cojo, con unos personajes más bien planos y con un trasfondo desdibujado en el que el interesante escenario del Chicago post Capone está tan difuminado que apenas sirve como telón de fondo, intuyendo más que asistiendo al rico e interesante mundo de los gangsters y los clubes, ya que las escasas descripciones son tan esquemáticas que dan para bien poco.

Y sobre el tema del vampirismo en sí, tema que se supone es el que marca la diferencia con las demás series de detectives o investigadores al uso, hay que decir que la autora es bastante clásica en su concepción de los vampiros, estando mucho más cerca de Stoker que de Rice o Hamilton (por nombrar tan sólo a dos autoras que también han escrito sobre esta temática aunque desde diferentes enfoques). Utiliza, como no podría ser de otra manera, todos aquellos mitos que le convienen para desechar el resto sin complejos y con algo de ironía, aunque a veces se hace un tanto difícil comprender el porqué ha conservado alguno (como el de que el vampiro tiene que dormir sobre o con tierra de su hogar natal) que a la postre es tan absurdo como otros (como lo de la fobia a los ajos) que rechaza por ridículos.

Indicar que, al contrario de lo que sucede en las obras de las otras autoras citadas, esta no es una novela sobre seres sobrenaturales en ninguno de sus sentidos. El único ser perteneciente a la familia de los muertos vivientes que aparece de “cuerpo presente” es el propio Fleming, y la trama gira sobre una investigación de lo más mundano en torno a las flaquezas del ser humano normal y corriente, al poder, la violencia y la corrupción.

Novela negra, pues, en toda su extensión, femme fatale incluida, con la salvedad de que está vez el investigador es un ser de la noche, detalle que, para su consternación, sus enemigos desconocen y que él no dudara en explotar a su favor.

Para pasar el rato, se lee volando.

1 comentario:

Celeste dijo...

Para mi gusto, el mejor libro de vampiros que he leido (y he leido bastantes). Mientras que los libros de otros autores me resultan tremendamente espesos con el mundo interior del atormentado vampiro de turno llevandome a un hastío abosluto, este libro me ha apasionado con la historia, sin duda más fresca y llena de acción. Quizá pueda parece que los personajes son planos a lo largo de la novela pero también hay que tener en cuenta algo fundamental y que poca gente sabe: esta es la primera novela de una colección de por ahora 11 libros donde los personajes van evolucionando poco a poco a lo largo de la colección por lo que en un solo libro, no se debe notar demasiado la evolución. Lo mismo ocurre con la ambientación que empieza a conocerse en profundidad mucho más adelante cuando nuestro protagonista monta su propio club nocturno... pero no se si llegaremos algún día a ver en castellano estas novelas... todo depende de la factoria de ideas ya que Timun mas solo publicó las dos primeras novelas.
Por supuesto, todo esto es una opinión aboslutamente personal!