viernes, 7 de octubre de 2011

Reseña: Embrión

Embrión.
Una historia de Yáxtor Brandan.

Rodolfo Martínez.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Sportula ediciones. Gijón, 2011. Edición no venal en libro electrónico (epub). 34 páginas.

El adepto de la reina fue la primera novela que Rodolfo Martínez dedicó a su personaje Yáxtor Brandan, ahora, como una especie de aperitivo previo a la publicación de la segunda, El Jardín de la Memoria, en esta breve historia el autor nos permite acercarnos a un incidente de juventud, cuando Yáxtor era un simple acólito que estudiaba para adepto,  un incidente de esos que por su importancia terminan modelando la personalidad de los que lo viven, dando a sus lectores una curiosa oportunidad de atisbar cómo el adolescente llegó a convertirse en el hombre que es.

Embrión no es en absoluto una lectura independiente, antes bien todo lo contrario. Quien no se haya adentrado ya en el particular mundo del Yáxtor Brandan maduro se puede encontrar muy perdido aquí ante las referencias a «mensajeros», «carneútiles», «adeptos empíricos», o a la propia ciudad de Lambodonas, corazón y capital del reino de Alboné, que pueblan el texto con vital importancia. Este relato es más bien un complemento, un flash back añadido a una historia ya en marcha sin dar concesiones a quienes no hayan degustado todavía El adepto de la reina, un esclarecedor episodio, uno más, en la construcción de la saga del personaje. Y con tales parámetros en la mente debe ser leído.

El adolescente Yáxtor Brandan, futuro Adepto Empírico, invierte sus tardes libres de estudio explorando las calles de Lambodonas sin un objetivo fijo hasta que el casual encuentro con una enigmática mujer con la que no podrá evitar establecer una difusa relación cambie su vida para siempre. A través de un juego de espejos donde no todo es lo que parece, donde los verdaderos objetivos subyacen bajo una red de mentiras, el adolescente tendrá que enfrentarse a la dura realidad de la vida, empezando a partir de aquí a construirse una armadura interior que le permita afrontar todo lo que le echen encima, endureciendo su corazón de forma que pocos puedan acceder a él.

Martínez presenta a un joven Yáxtor, inexperto, casi ingénuo, que choca frontalmente con la imagen que el lector pudiera haberse hecho de él en su primera novela: el implacable espía y letal asesino al servicio de la Reina de Alboné. Y ahí reside precisamente buena parte de la «gracia» del relato, en mostrar cómo la personalidad de una persona puede modelarse y transformarse a través de los reveses y las desilusiones deparados por la vida, de los duros golpes, de la traición, del desencanto... ¿Cómo llegó el adolescente Yáxtor a convertirse en el despiadado asesino de su madurez? ¿Cómo se deshizo de todos los remordimientos e impedimentos morales para convertirse en una perfecta máquina de matar? ¿De dónde viene su gusto por usar a las mujeres, en más de un sentido, pasando luego de ellas, sin sentimentalismos ni romanticismo en absoluto? Embrión responde de alguna manera a esas preguntas, aunque es cierto que queda mucho camino que recorrer y conocer antes de desvelar todo el pasado de tan curioso personaje.

A pesar de la brevedad del texto es mucho lo que encierra: la ambición desmedida, el apasionamiento, la manipulación de los sentimientos, la ingenuidad e inocencia del primer amor auténtico, la violencia, la entrega desinteresada, la traición, los sueños rotos... Esconde además un guiño a las novelas de «aprendizaje», académicas, donde el futuro mago / asesino / caballero / cortesano / duelista... afila sus habilidades pasando por diversas pruebas y situaciones, compartiendo cuarto y confidencias con el eterno secundario amigo / compañero / rival / mentor / enemigo acérrimo... desde una óptica que no consigue escapar del todo del tópico.

Es, como bien decía al principio, tan solo un aperitivo, un tentempié de rápido consumo para aguantar la espera entre los platos fuertes, agradable, con mensaje propio, pero con poca entidad independiente. La buena labor literaria del autor, a la que ya nos tiene acostumbrados, y la brevedad, hacen de su lectura una tarea satisfactoria y fluida, interesante, informativa y gratificante, sobre todo si se disfrutó de El adepto de la reina. Al parecer, según comentarios del propio autor, además de El jardín de la memoria de reciente publicación, hay más historias, cortas y largas, de Yáxtor esperando en su horizonte literario. Confieso estar ávido por saber más del personaje y del mundo en el que se mueve.   

[La edición electrónica permite que textos de longitud moderada como este lleguen a su público sin esperar a posibles antologías o añadidos a las novelas del ciclo. Embrión se puede descargar gratuitamente en la página de la editorial, Sportula.]

==

Reseña de otras obras del autor: