lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: Soñando con bosques

Soñando con bosques.
El segundo ocaso, precuela I.

Virginia Pérez de la Puente.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Minotauro / Edición digital (ePub). 2013. 88 páginas.

El segundo ocaso es un largo proyecto, una saga monumental por ambición y por número de páginas que, en principio, se comprondrá de seis novelas de buen tamaño —de las que ya se han publicado cuatro— y un número indeterminado de precuelas, de las que nos ocupa en tan sólo la primera de las dos publicadas hasta el momento, que se irán intercalando entre los libros de la serie madre con historias previas presentando personajes, eventos o escenarios que luego tendrán relevancia en las tramas sucesivas o donde se desarrollará la acción. Se trata de una saga que busca reflejar en toda su complejidad un momento determinado de la Historia de todo un continente, Ridia, echando mano de gran número de puntos de vista y siguiendo la acción por variadas localizaciones. En esta precuela, situada veinte años antes de los eventos narrados en la primera novela de la serie, La elegida de la muerte —después de la que es recomendable leerla—, el foco se centra en el cambio de dirigente en el reino de Novana con el que se abre un periodo convulso del que podría depender los destinos de toda la isla. Una fantasía medieval con un toque realista y sucio, un auténtico grimdark hispano, que ofrece al lector apenas un fragmento de una Historia mucho mayor, tan sólo un pequeño ladrillo del enorme edificio que la autora está construyendo.

Considerada por la propia autora como una «precuela», en realidad podría considerársele mejor como un preludio a El sueño de los muertos, pues presenta la acción en el reino de Novana veinte años antes de lo narrado en esa novela y sirve como presentación para alguno de sus protagonistas o, al menos, de la de varios antepasados de los principales actores en esa segunda entrega de la saga, así como ofrece un primer acercamiento a las tensiones políticas entre los diferentes señores del lugar. Y es que Novana es una isla compuesta de diferentes señoríos, partida en dos por la cordillera de Saldehêna, y unificada bajo el poder de la casa de Laurvat, reinante en la capital Lanhav. Ahora, la muerte de un rey siempre conlleva el ascenso de otro y suele asociarse a un periodo algo convulso en que el heredero designado puede ver sus derechos cuestionados por otros aspirantes al trono. En este caso, a la muerte de Kevol IX la corona debería pasar a la cabeza del príncipe Tearate, pero algunos nobles conspiran en secreto envueltos en las sombras dando rienda suelta a sus ambiciones territoriales o de poder. El principal de ellos es Linat de Teilhil, quien sin esperar siquiera al final del periodo de duelo buscará la alianza con el separatista Kaoge de Venver para ver satisfechas sus ansias de sentir la corona sobre su cabeza.

Estableciendo la confrontación, una auténtica partida de ajedrez, entre Tearate y Linat, con el trono —y la propia vida de los implicados— en juego, es esta una novela corta que no obstante encierra mucho contenido, sentando bases para mucho de lo que habrá de venir después. Cada aspirante debe mover sus piezas, protegiendo las que más les interesan, sacrificando aquellas de las que pueden prescindir y, sobre todo, manteniéndose vivos para poder coronarse. La novela está llena así de intriga política palaciega, conspiraciones cortesanas, enfrentamientos larvados en el pasado, conflictos de intereses encontrados, traiciones anunciadas, una intrigante magia de la naturaleza —los árboles, con su majestuosa forma de ver pasar el tiempo, recuerdan lo que los hombres ya han olvidado, pero todavía hay quien puede escuchar sus sueños e interpretar el futuro—…, dando buena cuenta en tan pocas páginas de lo que el lector va a poder encontrarse en los libros de El segundo ocaso.

Diálogos muy naturales, cargados en ocasiones de un humor socarrón y un lenguaje soez repleto de referencias sexuales, muy acordes a los personajes que además resultan de lo más divertido, pues la narración se encuentra salpicada de los justos y precisos momentos de diversión que descargan, o puntúan, las escenas de tensión. Con gran capacidad de síntesis —algo que, quizá, se echa en falta en los dos primeros libros de la saga— y una prosa de lo más depurada y agradable, la autora consigue retratar con gran acierto tanto a los protagonistas como sus circunstancias. La emoción, el punto de inflexión cuando es obligado tomar decisiones difíciles, la necesidad que tienen los «buenos» de recurrir a acciones reprobables en pos de las superiores «cuestiones de estado», reflejan un mundo lleno de matices de gris y de acciones que llegan a cuestionar la moralidad imperante. ¿En qué contexto puede llegarse a justificar una violación ¿Puede llegar a aceptarse e, incluso, perdonarse?... Pérez de la Puente no rehuye las cuestiones peliagudas, dando mayor valor al texto.

Con naturaleza independiente y prácticamente autoconclusiva —todo lo planteado tiene un cierre, aunque evidentemente plantée interesantes cuestiones para el futuro— su lectura no es imprescindible para disfrutar de la saga «madre», pero desde luego es un buen complemento para ir rellenando huecos y como presentación a los eventos que habrán de suceder años después. Ideal para quien sienta recelos ante la idea de adentrarse en esta saga monumental y desee «picotear» algo más «liviano», una especie de aperitivo, para hacerse idea del tono de la obra y del estilo de la prosa de la autora antes de meterse en labores mayores, y necesaria para cualquier completista de pro. Su brevedad juega mucho en su favor, con una historia completa, en la que no se profundiza demasiado en la caracterización de los personajes ni en el mundo en el que viven —aunque bastante hay, sobre todo en los principales—, pero sí ofreciendo un buen relato que puede ser disfrutado por sus propias virtudes sin necesidad en realidad de saber absolutamente nada más del universo literario al que pertenece —pero al que invita fervientemente a continuar leyendo—. Una autora, y una saga, a seguir y tener muy en cuenta si se disfruta de la fantasía medieval con un toque oscuro y «sucio». Ahora, a por El sueño de los muertos

==

Reseña de otras obras de la autora:
Hijos del dios tuerto.
La elegida de la muerte. Öiyya. El segundo ocaso I.
Publicar un comentario