lunes, 14 de agosto de 2017

Reseña: 20millones3

20millones3.
Cuentos del Mundo Muerto.

Paz Alonso Fernández-Setién.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Autoedición. Edición digital (ePub). 292 páginas.

Muchas veces, en demasiadas ocasiones, se demoniza la autoedición como refugio de aquellos autores que no pueden publicar de otra manera y asociándolo a una falta de calidad o de interés. Y es cierto, sin dudarlo, que algo de ello hay; al fin y al cabo el mar de la autoedición es inmenso y proceloso, dado a todo tipo de aventuras y valores, pero, también es cierto, todo mar contiene perlas. Condenar de antemano todas las obras cuyos autores deciden publicarlas de esta manera no sólo es injusto, sino que además aboca a perderse ciertos relatos de verdadero interés. La autoedición, como los fanzines de antaño, es una magnífica forma en que los escritores pueden foguear su narrativa, testear a sus lectores y empezar a formar un bagaje que de otra manera sería difícil de obtener. Tal es el caso de Paz Alonso, una voz emergente llamada a dar mucha guerra dentro de las letras fantásticas de este país, y de la obra que nos ocupa. Tras sorprenderme gratamente con el space opera de Basura espacial, en 20millones3 la autora ofrece una narración postapocalíptica, pero de un momento en que la catástrofe ya ha quedado muy atrás y no llega a tomar el centro del relato, dejándoselo a los personajes. Una historia a caballo entre la distopía y el relato social, y que sobre todo habla de las personas, de sueños y anhelos de una vida mejor que tristemente depende del azar de que un número salga agraciado en un sorteo.

Han pasado trescientos años del estallido de la guerra nuclear y algunas zonas de la Tierra empiezan a recuperarse mientras la mayoría permanecen bajo la continua amenaza del sol abrasador, el extremo frío nocturno, la lluvia ácida, la desertización, el agua contaminada, la brutal radiación solar y toda tipo de calamidades. En una zona menos contaminada, donde las condiciones de vida son casi similares a las de antaño, se ha creado una comunidad llamada, qué apropiado, Utopía. Una ciudad-estado rodeada por altos muros protegidos por entregados soldados, en cuyo interior todos se esfuerzan por mantener una sociedad muy parecida a la que existía antes del estallido nuclear. Para mantener su población, equilibrando nacimientos y muertes, cada tres meses se realiza un sorteo en el que los habitantes del exterior —los sanos al menos— pueden optar a cruzar el Muro y formar parte de la ciudadanía privilegiada. Los que optan a entrar en el sorteo llevan su número tatuado en el brazo, eterno recordatorio de su realidad. 20millones3 es la historia de algunos de los habitantes de una de esas zonas en el borde, los Nethers, donde la mayoría de la población se limita a sobrevivir sin más aspiración que ganar el sorteo, en medio de una sórdida sociedad, en la que no obstante todavía hay unas pocas personas que luchan por mejorar las cosas allí mismo.

En Suburbia, una paupérrima ciudad establecida al otro lado del Muro, sus habitantes aguardan la suerte del sorteo, mientras consumen sus miserables vidas. Pero incluso entre los más desfavorecidos existen quienes tienen miras más altas, quienes piensan y ayudan al prójimo motivados por su conciencia religiosa o ética. Otros, sin embargo, abandonan toda esperanza. Klio se encuentra  a medio camino entre ambos extremos. Procedente de Utopía, aunque nadie parezca creerla en realidad, sueña con que su número sea el agraciado y poder volver a una vida que ella nunca quiso abandonar. Rebelde e inconformista, bastante amargada y en lucha contra el mundo en general, en realidad no es sino una muchachita perdida, rebelde sin causa, cuya desesperación ahoga cualquier intento de llegar a ella. Trabaja en el Orfanato en el que fue acogida de pequeña, atendiendo a otros niños abandonados como ella.

La novela sorprende agradablemente por el magnífico dominio de la prosa, aunque en ciertos momentos del relato de la impresión de que la trama subyacente no termine de ir en ninguna dirección en concreto, divagando sobre el mero hecho de la supervivencia sin una meta clara. Meta que existe, pero que casi se pierde entre diversos vericuetos de la narración. El lector se va a encontrar con una cadencia pausada, que profundiza más en las personalidades involucradas que en los sucesos desatados, en lo que les motiva y les hace moverse, lo que les impulsa a seguir viviendo un día más de sus duras vidas. Hasta llegar prácticamente al final de la novela apenas hay acción —ni falta que hace si es que no se es un lector de post apocalipsis tipo Mad Max ni se espera un ritmo frenético—, aunque cierta tensión imbuya de principio a fin el relato. Es una novela de relaciones, de conexiones entre personas, de intrahistorias y de esas pequeñas influencias que para bien y para mal modelan el devenir de toda una vida. Algo en lo que tiene mucho que ver el escenario y la ambientación, duros y difíciles, y los magníficos y muy humanos personajes creados por Alonso.

A pesar del protagonismo principal de Klio la autora apuesta por una obra coral, con diversos puntos de vista, aunque algunos sean ciertamente muy secundarios: Sylwia y Jen, las mejores amigas de Klio, con caracteres totalmente contrapuestos, la una dada a la fiesta, la otra mucho más familiar; Aedan, el contradictorio guardián del muro, con una rica vida interior que se enfrenta a la dureza que siente al enfrentar el mundo que le rodea, que vence gracias a su gusto por sacar polaroids de todo aquello que le rodea; la enfermera Catherine que trabaja en la depauperada clínica en suburbia llena de empatía, mejorando las vidas de todos aquellos a los que atiende, pero a quien el destino le guarda una mala pasada; Anton, un médico de Utopía que sirve como voluntario en las Nethers, cuyo corazón le hará tomar cuestionables, pero muy humanas, decisiones; o Bastian y Rea, muy secundarios, que en realidad apenas aparecen, pero cuyos actos tendrán importancia suma cerca del desenlace...

Alonso hace gala de una prosa muy trabajada —aún con ciertos defectos a depurar— y atractiva para tratarse de una novela de debut. Recargada, incluso barroca en ocasiones, tan dura como lírica cuando la situación lo requiere, pero sobre todo muy natural y agradable de leer, consiguiendo transmitir con palpable certidumbre tanto el estado mental y los sentimientos de sus protagonistas, como la realidad del escenario en que se mueven. Es una novela un tanto indecisa, como la propia protagonista, que no termina de apostar decididamente por alguno de los muchos temas planteados, quedándose en terreno indefinido, sin profundizar realmente en ninguno de las ideas, políticos y sociales, que planean sobre la trama. Una historia de fronteras, de agraciados y desfavorecidos, de encuentros y desencuentros, de esperanza, desesperanza y promesas incumplidas, de desplazados y refugiados que suspiran por una vida mejor, de privilegiados que intentan que su situación no empeore, de gentes intentando sacar lo mejor de una mala situación y que buscan encontrar un lugar donde no existan tantas penurias, donde la vida no sea tan dura… ¿Quizá va sonando de algo? Pero sobretodo es la historia de una muchacha a la que la vida ha tratado de manera injusta y que, como si de una rabieta se tratara, se envuelve de ira y desencanto ante el mundo.

20millones3 en realidad no tiene lo que se puede decir una trama canónica con inicio, nudo y desenlace, sino que el lector se encuentra situado en medio de un determinado momento de la vida de los protagonistas y va a ser testigo privilegiado de sus vivencias. Sí existe cierta trama subyacente que de manera muy sutil va a ir avanzando hacia un final tan duro y lleno de invitación a la reflexión como el resto de las vidas descritas. Es la historia, las historias, de cómo unas personas se influyen las unas a las otras, de cómo, al fin y al cabo, cada individuo no sea tan sólo una isla. Una novela que cojea en ocasiones, que divaga por momentos y que, al menos en la versión de libro electrónico que yo he leído, habría mejorado con una estructura, o maquetación, más definida, con una mejor y más definida separación de narradores. Aún así es un estupendo debut y una pluma a la que seguir. Merece la pena apostar por las nuevas voces del fantástico patrio, sobretodo cuando lo tienes tan sencillo como acceder a Lektu y hacerte con el libro en pago social.
Publicar un comentario