lunes, 21 de agosto de 2017

Reseña: Renegado

Renegado.
The Dresden Files # 11.

Jim Butcher.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Nosolorol Ediciones. Madrid, 2017. Título original: Turn Coat. Traducción: David Luque / Daniel P. Espinosa. 431 páginas.

Tras el cierre de La Factoría fueron diversas las series literarias que quedaron huérfanas en nuestro país, abocadas a un futuro bastante negro para que otra editorial se atreviera a asumirlas. Por suerte para Harry Dresden, o para sus seguidores en todo caso, la editorial Nosolorol, encargada de publicar en español el juego de rol basado en las aventuras del personaje, decidió retomar la serie allá donde quedara interrumpida, en su undécima entrega, que esperemos goce del suficiente seguimiento para que se pueda seguir adelante con su traducción hasta completar las quince de la que se compone hasta el día de hoy esta saga de la mejor fantasía urbana actual —Nosolorol ha manifestado su intención de publicar, como poco, la siguiente Cambios y de ir reeditando las primeras entregas, actualmente descatalogadas—. En Renegado el lector va a ir descubriendo que las cosas siguen poniéndose cada vez más negras para Harry y sus amigos, con fuerzas ocultas actuando para socavar el orden mágico del mundo sobrenatural. Y aunque la fórmula da pequeños signos de fatiga —alguna acción reiterada y un contrincante en las sombras del que se sospecha desde el primer momento hasta el punto de hacer dudar de su culpabilidad dado lo evidente que resulta—, lo cierto es que las aventuras del mago de Chicago no defraudan y siguen dejando un muy buen sabor de boca. Fantasía urbana de alto voltaje, magia desatada, sensuales vampiros de la mente, místicas criaturas nativo-americanas de enorme poder, hombres lobo, intrépidas hadas de lealtad inquebrantable por un trozo de pizza, compañeros entregados y acción explosiva. Harry Dresden, vapuleado una vez más, extenuado y llevado como siempre al límite, sigue dando caña a los malos contra viento y marea y la opinión de sus «superiores».

Morgan, quien durante años se ha encargado de vigilar y perseguir a Harry para controlar su uso de la magia, llegando a requerir reiteradamente su ejecución, aparece herido y en plena huida en la puerta del mago. Ha sido acusado, injustamente según dice, de asesinar a LaFortier, miembro del Consejo Blanco y uno de los magos más poderosos del planeta. Ante la imposibilidad de demostrar su inocencia no tiene otra que buscar la ayuda de quien menos dispuesto debería estar a ofrecérsela, el propio Harry Dresden, su «enemigo» más íntimo. Harry lleva ya un tiempo sospechando de una conspiración dentro del mismo Consejo Blanco, de la existencia de un topo que está socavando el orden del mundo mágico en favor de agentes desconocidos, y, aunque no pueda todavía demostrarlo, cada nueva revelación le acerca más y más a su convencimiento. El problema es que no puede demostrárselo a los demás.

Ahora, si decide ayudar a Morgan, pondrá en riesgo su propia vida y la de su pupila Molly. Y el problema es que parece haber demasiados agentes, cada cual con su propio interés, metidos en el asunto. Por un lado un misterioso cambiapieles se cruza en el camino de Harry. Por otro, y a pesar de la tensa tregua, la Corte Blanca también parece implicada en el asunto, o como poco alguno de sus miembros destacados, algo que fuerza a involucrarse a Thomas, el hermano vampiro de Harry, en una trama que a mucho más allá de lo que pudiera sospecharse. Dresden, siempre caminando sobre una delgada línea, va a tener que lidiar con diversas amenazas si quiere descubrir la verdad, echando mano de todos los recursos a su alcance y de toda la ayuda que pueda reunir entre sus amigos. De nuevo su vida se encuentra en equilibrio en el filo de la balanza, ¿la arriesgará para salvar la vida de aquel que nunca le ha mostrado la más mínima afinidad o misericordia? ¿Pondrá a sus amigos en peligro? ¿Prevalecerá su sentido de la justicia y, una vez más, se dejará guiar por los dictados de su conciencia?

Lo que hasta el momento era una mera sospecha se va revelando, al menos a ojos del :protagonista, como una terrible certeza, la existencia de un secreto Consejo Negro que extiende sus tentáculos hasta límites insospechados. Empieza a salir a la luz la urdimbre que Butcher ha ido hábilmente construyendo a lo largo de toda la saga, recuperando elementos presentados previamente y que adquieren inusitada importancia ahora, como sucede con Isla Demonio en medio del lago Míchigan o ciertas revelaciones sobre algunos miembros destacados del Consejo Blanco como el Merlín, la Anciana Mai, Ebenazar McCoy o Escucha el Viento. En ese sentido es cierto que Renegado se puede leer, al igual que todas las anteriores, como una aventura independiente y completa, donde se presenta un problema o amenaza para el mundo mágico que se resuelve en el propio libro de mejor o peor manera, pero a la vez mantiene una trama general, un hilo argumental común a la serie, que tiene continuación de una a otra novela. El mundo mágico en que se desenvuelve Harry sigue creciendo, añadiendo nuevas criaturas, magias diferentes y abundantes capas de misterio. Las apuestas son cada vez más altas y el riesgo de un cataclismo irreparable dentro del mundo sobrenatural es una amenaza cada vez más factible. Y a pesar de ello Butcher mantiene en todo momento ese tono de humor socarrón característico de toda la serie. Ese ingenioso sarcasmo con que Harry enfrenta todas las situaciones es marca de la casa y hace enormemente satisfactoria la lectura.

Mas si en algo destacan las novelas de la serie es en su imparable ritmo, enlazando un suceso con el siguiente sin dar descanso alguno al protagonista ni a los lectores. En esta ocasión Morgan ha sido marcado con un hechizo de localización que ha conseguido neutralizar durante un lapso máximo de 60 horas, así que si quieren solucionar el entuerto y encontrar al auténtico culpable —si es que no es el propio Centinela— el protagonista deberá moverse a contrarreloj. La vida sigue dándole de palos a Harry sin visos de mejora. El mago es cada vez más maduro y reflexivo, pero de poco parece servirle ante fuerzas ocultas que quieren destruir su mundo. Como siempre, sigue abarcando más de lo que aparentemente puede sostener entre sus manos, haciendo auténticos malabarismos para que todos sus planes se mantengan en pie. Y no es nada fácil, ni agradable, conseguirlo. Requiere muchos sacrificios y el precio suele demostrarse demasiado alto. Los golpes provienen de muy diferentes direcciones, ya que la recompensa que hay sobre la cabeza de Morgan va a resultar un reclamo irrechazable para toda clase de elementos tan indeseables como peligrosos. Ya de por sí sólo el cambiapieles nativo americano se revela como un enemigo formidable e insidioso. Y hay que contar también con la amenaza de quien maneja la conspiración en las sombras y de sus acólitos dispuestos a acabar con quien se les cruce en el camino. Demasiados frentes y enemigos. De forma casi inevitable se producen una serie de muertes que dejan un regusto agridulce a lo largo de la novela. Harry siempre ha antepuesto a cualquier cosa el bienestar de sus seres queridos y aunque más de una vez los ha puesto en situaciones de riesgo va a descubrir a las malas que su entrega a veces conlleva un precio demasiado alto. Harry carga con un dolor que va mucho más allá de lo físico. El tono de la serie se va haciendo paulatinamente más oscuro —si tal cosa es posible— y las apuestas no dejan de subir. ¿Podrá el protagonista cargar con todo lo que se le viene encima?

En alguna ocasión Butcher ha declarado que su intención es ofrecer una veintena de volúmenes con casos «independientes» y cerrar la saga con una trilogía realmente apocalíptica. Lleva quince. Ojalá podamos leer la serie completa en español, algo para lo que, al parecer, Nosolorol está de lo más predispuesta —con el acierto, además, de haber mantenido para la ocasión al traductor de las anteriores entregas, algo que permite unificar y mantener el estilo del autor, y que sería de agradecer tuviera su continuidad—, así que esperemos que los lectores les acompañen en su intención. Drama, enfrentamientos mágicos, conspiraciones, gotas de humor, cuestiones morales que no siempre obtienen la respuesta más ortodoxa, aventura desatada y mucha, mucha, acción... Que no cese.
Publicar un comentario