viernes, 19 de julio de 2019

Reseña: Inframundo

Inframundo.

Pep Brocal.

Reseña de: FJ Arcos Serrano.

Astiberri. Col. Sillón orejero. Barcelona, 2019. Cartoné. 312 páginas, color.

Amalia, decepcionada de la vida tras un fracaso amoroso, ocupa el puesto de portera del edificio que dejó su madre al morir. Su intención inicial es refugiarse durante un tiempo de ese mundo que considera hostil. Pero han pasado los años y el plan ya le está bien, no necesita más. Ahí en su semisótano vive tranquila con su rutina, sus libros y su querido gato.

Un día llega al inmueble un personaje con la extraña misión de encontrar y llevarse en su maleta las almas de aquellas personas que han quedado solas, aisladas del resto de la sociedad, como es el caso del vecino del ático. En pleno traspaso del anciano, el gato de Amalia se cuela también dentro de la maleta. Tan sólo ella ha visto lo que acaba de pasar. Su propósito a partir de entonces será seguir al misterioso hombre para rescatar a su minino, aunque para ello tenga que adentrarse en el Inframundo y vivir lo que allí le espera...

Pep Brocal es un autor con una dilatada experiencia que se remonta a Totem y Zona 84 y las expectativas estaban altas con su nuevo trabajo. Tras el buen sabor de boca que me dejó su anterior obra Cosmonauta, tenía unas ganas tremendas de leer algo nuevo de este autor y no me ha decepcionado en absoluto.
En estas páginas asistimos a una traslación de la Divina Comedia de Dante en términos modernos a través de nuestra heroína, Amalia, que debe rescatar a su querido felino.

A nuestra protagonista le acompañan un elenco de personajes singulares, algunos costumbristas, otros siniestros…todos ellos con fuerte personalidad y potentes motivaciones. El guión de Pep Brocal va intensificando el conflicto emocional de Amalia con oportunos flashbacks consiguiendo así que la vayamos conociendo cada vez un poco más. No faltarán para la ocasión auténticos momentos desternillantes a través de microcuentos históricos unidos a escenas protagonizadas por Bruce Lee, artífice de imponentes reflexiones zen y de vez en cuando de alguna dosis de artes marciales.

En el aspecto formal no se puede decir otra cosa de que estamos ante una obra soberbia, repleta de recursos narrativos de infarto para conseguir que la lectura enganche de principio a fin. Aquí vemos dobles páginas con el sentido de lectura dirigido por los diálogos, una cuadrícula de viñetas que siempre se adapta a la narrativa y un excelso color, compuesto en su mayoría por una paleta cromática primaria y que sirve para trasmitir emociones en según qué personaje, generar atmósferas, contraluces dramáticos o simplemente para separar las distintas viñetas. Un asombroso y maravilloso collage del que es imposible no detenerse en cada una de las páginas para admirarlo como Dios manda.

La edición de Astiberri a gran tamaño es de la calidad acostumbrada: imponente cartoné y una calidad de reproducción de sobresaliente. Da gusto ver una editorial que cuida tanto sus formatos, de verdad.

En definitiva: Inframundo es una de las obras más destacadas del año para servidor y ratifica y potencia todo lo bueno que ya pudimos ver en las obras anteriores de Brocal.

Un must en toda regla.

2 comentarios:

Tamara Ailén dijo...

¡Buenas tardes!
Me fascinaron los dibujos que enseñás en la reseña, pero cuando nombraste al gato fue que me enamoró de lleno.
Gracias por compartir este descubrimiento, sin duda es una gran opción de lectura.
Por cierto, recién me encontré con tu blog así que acabo de seguirte. ¡Besos! Buen fin de semana.

Santiago dijo...

Hola, Tamara.

Muchas gracias por pasarte a comentar. Me alegro mucho de que la reseña De FJ te haya gustado e invitado a conocer el comic. Seguro que él está feliz de saber que ha llegado de esa manera a alguien ;-)

En cuanto al blog, ya ves que somos unos cuantos colaboradores, así que y nos irás descubriendo a todos.

Saludos.