jueves, 20 de enero de 2011

Reseña. The Sandman, el libro de los sueños

The Sandman, el libro de los sueños.

Varios autores.

Editado por Neil Gaiman y Ed Kramer.

Reseña de: Alb Oliver.

Norma Editorial. Colección Brainstorming. Barcelona, 1999. Título original: The Sandman. Book of Dreams. Traducción: María Ferrer. 304 páginas.

Fantástico complemento para todos aquellos que se hicieran con la colección de cómics The Sandman, de Neil Gaiman (en cualquiera de sus múltiples ediciones). Editado por Gaiman y Ed Kramer, The Sandman, el libro de los sueños, es una antología de cuentos de distintos autores, entre los que se encuentran Clive Barker, Gene Wolfe, Bárbara Hambly, con un epílogo de la compositora Tori Amos, inspirados en el mundo onírico de Lord Morpheus.

La versión de Sandman creada por Neil Gaiman, es un remake del personaje homónimo de DC cómics de los años setenta, Wesley Dodds, que se convertía en un justiciero que ocultaba su identidad con una máscara de gas, e iba armado con una pistola cargada con somníferos dejando un puñado de arena al lado de los criminales que atrapaba como seña de identidad. Éste a su vez, viene inspirado por la figura de Sandman, (el arenero) un ser de la cultura anglosajona que hace dormir a los niños echándoles un poco de arena en los ojos y les proporciona dulces sueños. Para su obra, Gaiman decidió cambiar totalmente el concepto del personaje, pero los relacionó sugiriendo que Wesley Dodds tuvo la inspiración para su identidad heroica en un sueño en el que vislumbró al personaje creado por Gaiman.

Siendo conocida la fascinación que tiene Neil Gaiman por las deidades, creó un universo en el que los Eternos, son parte esencial en el funcionamiento del universo, así pues, Sandman (llamado Sueño) tiene varios hermanos: Deseo, Destino, Destrucción, Desespero, Delirio, y la hermana pequeña, Muerte. Considerado cómic para adultos, y ganador de varios premios, Gaiman cuenta historias sorprendentes, jugando con el mundo de los sueños, el infierno, conspiraciones entre los eternos, y cómo no, con nosotros, los soñadores, alejándose del mundo superheroico de DC cómics.

Con esto, pasemos al libro, que consta de dieciocho cuentos cortos en los que podemos encontrar a personajes que aparecieron en la obra original, como en el titulado Cosas viscosas, en el que toman protagonismo Lucién, el bibliotecario de los sueños, Caín y Abel, en una divertido historia en la que el castillo de los sueños es invadido por una sustancia extraña, y el séquito de Sueño debe reparar lo ocurrido, o Wanda, del arco País de sueños, apareciendo como secundaria en Una pizca de más eternidad, en la que visita a un amigo moribundo en el hospital mientras éste sueña.

Me dejó muy buen sabor de boca cuando lo leí, pues cada autor transmite las mismas sensaciones que tuve cuando leí los cómics de Gaiman, mezclando lo fantástico con lo onírico, y reconociendo fácilmente a los personajes que leí en su día. Algunas historias juegan directamente introduciéndose en la cronología del cómic, pudiendo encontrar la historia Chain home, baja frecuencia como una narración de hechos que Gaiman nombra en su obra, pero de los que no da detalle.

Realmente parece fácil jugar con personajes que ya existen, pero encuentro bastante mérito en que al leerlo no notes ninguna diferencia y puedas pensar que todo el libro ha sido escrito por el autor que conoces. La otra cosa que me ha gustado ha sido la diversidad. Unas historias son narradas en nuestra vida cotidiana, con gente afectada por sus sueños, mientras otras ocurren en el reino de Morfeo, cambiando completamente la tónica de un relato con el siguiente.

Ejemplo de esto, puede ser el cuento Más fuerte que el deseo, en el que Deseo, cuya personalidad le lleva a jugar con humanos, es derrotada en una apuesta con uno de ellos. Otro relato muy original, nos lleva a recuperar a un personaje bastante conocido, Little Nemo, y nos narra una nueva aventura del niño en el país de los sueños embaucado nuevamente por Deseo.

Lo que resulta atractivo del personaje y su mundo, puede ser que de un arco argumental a otro, todo es muy diferente. De una historia oscura y tétrica, podemos pasar a otra completamente tierna, y llena de luz y colorido, aunque en cualquier momento las cosas pueden cambiar de forma radical.

El libro son dieciocho relatos, algunos más interesantes que otros, pero a mí personalmente no me ha parecido que ninguno de ellos baje el nivel de lo que se puede esperar, y casi todos tienen algún punto que los hace interesantes

==

Reseña de otras obras de Neil Gaiman:


Los hijos de Anansi.

Coraline.

El libro del cementerio.

El cementerio sin lápidas y otras historias negras.


Publicar un comentario