lunes, 2 de abril de 2007

Reseña: Papá Puerco

Papá Puerco.

Una novela de Mundodisco.

Terry Pratchett.

Reseña de: Santiago Gª Soláns.

Plaza & Janés. 2007. Título original: Hogfather. Traducción: Javier Calvo Perales. 366 páginas.

Terry Pratchett nos ofrece un cuento de Navidad (perdón, de Vigilia de los Puercos) en el Mundodisco. El año está a punto de terminar y ha llegado el momento en que Papá Noel (perdón, Papá Puerco) reparte sus regalos a los niños, pero algo ha fallado y la figura que baja por las chimeneas se parece más a un escuálido esqueleto que a un adorable viejecito regordete y de poblada barba blanca. ¿Qué ha sucedido para que la Muerte haya tomado el lugar de Papá Puerco, y qué otros extraños acontecimientos están sucediendo que incluso perturban los sagrados preparativos del Banquete de La Noche de la Vigilia de los Puercos de los hechiceros de la Universidad Invisible?

A lo largo del libro se nos desvelarán este y otros misterios con el habitual tono humorístico, muchas veces sardónico, siempre satírico, pero en esta ocasión mucho más “dulce” de lo que es habitual. Pratchett demuestra su enorme conocimiento de la psique del ser humano, de sus motivaciones, de los impulsos que le mueven a actuar, a relacionarse con los demás, y de la verdadera naturaleza de los niños, de sus temores, de sus ansias, sus miedos y sus anhelos, de sus deseos tantas veces tan diferentes de lo que los adultos nos pensamos. En ese sentido es ejemplar, e hilarante desde luego, la reflexión que se puede extraer de la escena de la recepción de este peculiar Papá Puerco en los Grandes Almacenes; es mucho lo que se puede entresacar del comportamiento de niños y adultos y de cómo es reflejo de lo que muchas veces podemos observar en nuestra realidad.

Pratchett es un maestro y en esta ocasión demuestra ser casi un filósofo, dando unas pinceladas a la historia que invitan a ser digeridas con cuidado, meditadas y estudiadas siempre con una sonrisa en los labios. Hay ocasiones, nos dice, en que las creencias no sólo son una buena cosa, sino algo necesario y vital. No está mal creer en algo, mantener la ilusión, mirar el mundo con los ojos de un niño y permitirse a uno soñar, aunque los sueños nos parezcan algo absurdo y sin sentido, carentes de valor para el día a día cotidiano. Al fin y al cabo, si para la Vigilia de los Puercos no creen las suficientes personas en Papá Puerco el sol no saldrá por la mañana, y eso es algo que no se puede permitir, ¿verdad?

Más allá de una historia en la que el autor une dos de sus grandes grupos temáticos (la Muerte y la Universidad Invisible con sus demenciales residentes) esta novela trata sobre la naturaleza del ser humano, sobre lo que al final importa y sobre las fuerzas que después de todo mueven verdaderamente el mundo, y lo que sucede cuando alguna de ellas falta. No es cosa baladí, en absoluto, y Pratchett consigue vestirlo con un ropaje tan atractivo como divertido que hace que se deguste con auténtico placer. Tan atractivas son las acciones bordeando el absurdo de los hechiceros como los motivos demasiado humanos de esa figura carente de humanidad que es la Muerte. A través de sus actos podemos vernos reflejados con una terrible ternura, aunque a veces no salgamos demasiado bien parados de esta visión deformada. No es una lectura intrascendente más, sin duda. Hay mucho trasfondo en su aparente simplicidad.

En el libro Pratchett recupera además a personajes de anteriores entregas como Susan, la nieta de la Muerte o a algunos miembros de la Guardia de Ankh-Morpork que van apareciendo en diversos “cameos”, al lado de otros de nueva creación que no hacen sino enriquecer el amplio cosmos del Mundodisco.

Una nueva entrega, y con esta van veinte, que mantiene el tipo perfectamente, sin hacerse cansina en absoluto a pesar de que algunos de los chistes ya nos los haya contando antes, y que acrecienta su disfrute con la familiaridad que el lector va adquiriendo después de tanto tiempo con sus protagonistas. Puede parecer un tópico, pero desde luego el Mundodisco es adictivo y a mí todavía no ha conseguido dejarme sin una sonrisa en el rostro.

==

Otras reseñas de obras de Terry Pratchett:


Pies de barro. Una novela de Mundodisco.

¡Voto a bríos! Una novela de Mundodisco.

Carpe jugulum. Una novela de Mundodisco.

El último héroe. Una fábula del Mundodisco.

Nación.

Sólo tú puedes salvar a la Humanidad. Una aventura de Johnny Maxwell..

Johnny y los muertos. Una aventura de Johnny Maxwell.

Johnny y la bomba. Una aventura de Johnny Maxwell.